Budah´s Mission Western

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Budah´s Mission Western

Mensaje  Nathan Hellsing el Dom Mayo 11, 2008 10:06 pm

- USA, 1845 -

Capítulo 1: Buda.

Kate se levantó de su cama. Su pelo rubio se ondeaba graciosamente. Sus ojos azules brillaban bajo el sol. A sus 18 años, era una chica de bastante belleza. Su atractivo resultaba atrayente, lo que era un problema a veces en su trabajo. Se puso su uniforme. Salió de su casa y se dirigió a la locomotora. Al lado, estaba un vaquero, de pelo verde oscuro, y ojos negros.

Richard: Hola, preciosa.

Kate: ¿Qué quieres?

Richard: Nah, sólo que... Te cases conmigo.

Kate: Eso nunca.

Richad: Luego me pasaré por tu bar. Hasta luego, guapa. - Le tocó el trasero al cruzar. Kate se giró rápidamente y le dio una bofetada.

Kate: Vete a la mierda, capullo.

Al final, la locomotora llegó. Kate se subió en ella. Estaba harto de la vida en Host York, donde no pasaba nunca nada interesante... A veces... Se interesaba por la historia de Buda... Le gustaría conocerle. Al final, llegó al bar. Estaba lleno. En el porche, estaban atados algunos caballos. Entró. Los vaqueros estaban jugando a las cartas en un sitio o en otro.

Kate: Hola, jefe.

Jefe: Hoy, parece que tenemos trabajo.

De repente, un vaquero entró. Llevaba una gran capa negra que le ocultaba completamente de cuello para abajo. En la cabeza portaba un sombrero de vaquero negro. Se sentó en una butaca.

Kate: ¿Qué le sirvo?

Vaquero: Una cerveza. - Con un tono frío.

Kate. Marchando.

Le llena una jarra de cerveza y se la da. El vaquero empieza a beber. De repente, un hombre se sube a una mesa.

Hombre: Voy a contar... La historia del Legendario Buda.

Todos se quedaron expectativos. Era la historia favorita de Kate.

Hombre: Nadie sabe su nombre. Ni su cara. Lo que sí saben de él es que lleva marcas del símbolo chino del Ying-Yang en las palmas de sus manos. Se dice que se fue al Tíbet a entrenar. ¿Por qué? Nadie lo sabe. Se dice que no necesita pistolas. Que esquiva las balas. Este hombre, conocido como Buda, acabó con un patrallón del 7º de Caballería él solo.

Vaquero: Eso es pura trola.

Hombre: ¡La historia es esa!

Vaquero: Nada de eso pasó.

Hombre: ¿Por qué lo sabes?

El vaquero se quitó su capa y su sombrero. Llevaba unas prendas negras. Pantalones negros vaqueros, y una gabardina abierta y sin mangas, que le llegaba hasta los gemelos. Sus brazos estaban al descubierto. Llevaba unos guantes negros donde los dedos quedaban a desubierto. Tenía la piel algo tostada, algo bronceada. Tenía el pelo gris, corto, peinado de punta hacia atrás. Sus ojos eran verdes oscuros. Su mirada era seria.

Vaquero: ¡Os vais a enterar!

Todos los demás se pusieron de pie. Agarraron algunos palos.

Hombre: ¡Te vas a enterar!

Kate se ocultó tras la barra.

Kate: (Otra pelea no...).

El vaquero corrió hacia los hombres. Saltó sobre una mesa. Dio una volrereta en el aire, y le pegó una patada a varios en la cabeza. Aterrizó de pie. Notó que uno le venía por detrás. Se agarró a una mesa y levantó las piernas, quedando elevado en horizontal bocaabajo. Entrelazó sus piernas alrededor del cuello del atacante. Grió para quedar bocaarriba, lo que hizo tirar al atacante. Uno sacó una pistola. Empezó a disparar al vaquero. El vaquero agarró la bala entre los dedos.

Vaquero: Mal hecho, chaval.

Le lanzó la bala y le dio en la frente. Al hombre se le abrió una herida en la frente. No le importaba. Siguió disparando. El vaquero iba corriendo hacia el hombre. Le pegó un puñetazo en el abdomen, que lo tumbó.

Hombre 2: Bueno... Hoy es tu día de muerte.

Cogió una botella de ginebra y la tiró al suelo. Cogió una cerilla y...

Kate: ¡NOOOOOOOO!

El hombre se fue corriendo. El vaquero agarró a Kate.

Vaquero: Ven conmigo.

Kate: S... Sí.

Salieron corriendo del lugar. Notaron un gran incendio.

Kate: ¡MI BAAAR!

Vaquero: ¿Tienes casa?

Kate: Sí. Vamos a ella.

Estuvieron un rato caminando. Al ifnal, llegaron a una vieja casa algo pequeña en el campo.

Kate: Esta es.

Vaquero: Es bonita.

Kate: Eres Buda, ¿cierto?

Vaquero: ¿Por qué lo preguntas?

Kate: Por cómo esquivaste las balas. Además... - Le quita los guantes... - Lo sabía. No estaba equivocado.

Vio en las manos del vaquero... Las marcas del Ying-Yang.

Buda: Bueno... Soy yo. ¿Quieres algo?

Kate: No me queda nada en esta ciudad. Asi que... Por favor... Te pido... Que me dejes ir contigo...

Buda: Yo voy por libre. - Subió las escaleras.

Kate: Puedes quedarte en cualquier habitación.

Buda entró en el 1º cuarto que vio. Se tumbó en la cama.

Buda: (Que me la lleve con ella... Ahí que ver...).

De repente, se abrió la puerta. Era Kate.

Kate: ¿Tienes hambre?

Buda: Sí.

Kate le presentó una bandeja con comida. Empezó a comer.

Kate: ¿Tienes nombre?

Buda: Buda.

Kate: Nombre verdadero.

Buda: Si te lo digo... Estarás obligada a no decirlo nunca.

Kate: De acuerdo.

Buda: Mi nombre es... Mark Casteillan.

Kate: Me parece bien. Me llamo Kate Johnson.

Mark: ¿Por qué quieres venir conmigo?

Kate: Porque quiero vivir aventuras de verdad.. Y tú, bueno... Buda es una leyenda en los Estados Unidos.

Mark: no soy para tanto.

Kate: ¿Me dejarás ir contigo?

Mark: Esto...

No pudo continuar. Un ladrillo entró por la ventana, rompiéndola.

Kate: ¿Qué era eso?

Ambos se asomaron por el balcón. Un grupo de hombres estaban abajo, gritando eufóricos.

Hombre: ¡Baja, Buda! ¡Para ganar 15.000.000 por tu cabeza!

Mark: Por cierto... Le pusieron precio a mi cabeza.

Kate: Ya veo.

Un hombre lanzó una antorcha, y entró a la casa, haciéndola arder.

Mark: ¡Vámonos!

Empezaron a bajar las escaleras. Salieron por la puerta trasera.

Kate: Espérame aquí.

Mark: Está bien.

Mark salió y le dio la vuelta a la casa. Corrió hacia los hombres.

Mark: ¡Os vais a cagar, cabrones!

Mark saltó, y le dio una patada a uno en la cabeza. Le tiró el suelo y aterrizó sobre él. Uno pretendía clavarle una navaja, pero le sujetó de la muñeca y le pegó una patada en el abdomen.

Kate: (Es muy fuerte).

Mark cogió la navaja y le hizo un corte a uno en la mejilla. Se la cavó luego en el cuello y lo tiró al suelo. Se agachó y dio una patada giratoria, haciendo caer todos los que estaban a su alrededor. Corrió hacia la pared, se impulso con ella, y en el aire, aterrizó con los pies sobre las cabezas de 2 hombres, mientras gritaban de dolor...

Mark: No... Me... Persigáis.. ¡MÁS!

Hombre: ¡NOOO!

Mark pasó de ellos y se dirigó a Kate.

Mark: Si vienes conmigo... Tendrás que asumir un gran riesgo.

Kate: No tengo problema.

Mark: Vámonos.

Kate: Vale...

Ambos salieron de la ciudad... Como foragidos.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Budah´s Mission Western

Mensaje  Nathan Hellsing el Miér Mayo 14, 2008 4:55 pm

Capítulo 2: Enemigo.

Un hombre de aspecto asiático entraba a un Despacho. Era algo, con una coleta, cuerpo musculoso y una perilla.

Chino: ¿El Despacho del Presidente?

Presidente: Siéntese, señor Hao.

Hao: Ya sabe qué busco.

Presidente: De todos modos... Aunque lo encuentre...

Hao: Ese hombre que lucha usando sus habilidades de Shaolin debe ser parado inmediatamente.

Presidente: Bueno... Mandé a un hombre a por él.

Hao: ¿Cómo se llama?

Presidente: John... Hudson.

Mark y Kate llegaron a un pueblo.

Kate: ¿Dónde estamos?

Mark: Aquí, buscando a un mamón.

Kate: ¿Por qué?

Mark: ¿Nunca nadie se preguntó por qué siempre viajo?

Kate: Según la leyenda, porque quieres encontrar a un gran rival.

Mark: No del todo... Entremos.

Kate: Sí.

Empezaron a pasear por las calles de tierrra. En varios establecimientos estaban atados caballos.

Kate: ¿Cómo se llama al que buscas?

Mark: John Hudson.

Kate: ¿Cómo piensas encontrarle?

Mark: Verás...

Mark y Kate entraron en un sitio.

Kate: ¿Cuál es la razón de tu viaje?

Mark: Pues diría que... Yo... Rompí una regla.

Kate: ¿Qué regla?

- Flash Back, 4 años atrás -

Mark estaba luchando con un asiático. Estaban dentro de un Dojo. Era luna llena. Muy brillante.

Chino: Mark... Yo... Reclamo el poder del Yama.

Mark: ¡No!

Chino: ¡Mataré a Yama con mis propias manos!

Mark: ¡No lo harás, Kon!

Mark agarró una katana, y Kon otra. Empezaron a blandir sus espadas. Sus espadas eran brilladas por la luz de la luna, que entraba por las ventanas al interior de un cuarto del Dojo. Mark saltó hacia atrás.

Mark: ¡Nunca lo harás!

Kon: ¡Ese puesto es mío!

Ambos corrieron el uno hacia el otro. Mark le clavó la espada en el abdomen, y Kon cayó al suelo.

- Fin del Flash Back -

Mark: Matar a un compañero, aunque sólo fue para... Proteger a mi maestro. Me echaron de allí. Ahora, me quieren ejecutar por ello.

Kate: ¿Lo hiciste por salvarlo? ¿Por ello tuviste que volver a USA?

Mark: Exacto... Ahora... Debo vivir por sobrevivir.

Kate: Qué vida más dura...

Mark: Así es... Pero es mía.

Kate: ¿Cómo piensas encontrarle?

Mark: Sé que suele frecuentar los clubs de alterne.

Kate: Ya veo...

Mark: Me está buscando, así que...

Kate: ¿Cómo lo sabes?

- Flash Back -

Mark estaba corriendo en Washington de calle en calle. Cientos de hombres galopaban sobre sus caballos de un lado a otro. Al fin llegó al edificio que buscaba, una gran mansión blanca.

Mark: Ya yegamos.

Vio que en la puerta estaban algunos guardias. Se acercó a los arbustos cercanos. Lanzó una chapa de metal frente a los pies de los guardias.

Guardia: ¿Qué es esto? - Se agachó para cogerlo.

Antes de que reincorporase, Mark saltó sobre él y le pegó una patada en la cabeza. Al otro, le dio un puñetazo en el abdomen, dejándolo dormido.

Mark: Vaya mierda de guardias.

Éntró y empezó a cruzar pasillos. Había llegado enfrente de una puerta lujosa, y oía todo lo que se hablaba al otro lado de ésta.

Chino: ¿El Despacho del Presidente?

Presidente: Siéntese, señor Hao.

Hao: Ya sabe qué busco.

Presidente: De todos modos... Aunque lo encuentre...

Hao: Ese hombre que lucha usando sus habilidades de Shaolin debe ser parado inmediatamente.

Presidente: Bueno... Mandé a un hombre a por él.

Hao: ¿Cómo se llama?

Presidente: John... Hudson.

- Fin del Flash Back -

Mark: Digamos que... Fui a oírlos.

Kate: ¿Te adentraste en La Casa Blanca?

Mark: Estuvo chupado.

Kate: ¿Irás a un club de esos?

Mark: No me queda otra... De todos modos... - Cogendo su monedero. - No me llega para un servicio... ¡De comida! - Añadió al ver la mirada amenazante de Kate.

Kate: Bueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeno... Te espero aquí.

Mark: Normal, es que no te queda otra. Si fueras, serías considerada lesbiana, y no te gustaría mucho.

Mark salió de la taberna.

Kate: (Qué desvergonzado).

Mark iba andando por las desiertas calles. Se acercó a un hombre.

Mark: ¿Dónde está el puticlub?

Hombre: Mira, jove, cruza la calle hacia la izquierda. Al llegar... Bueno, creo que te lo imaginas.

Mark: Si, creo que sí. Gracias. - Se fue.

Mark cruzó la calle hacia la izquierda. Empezaban a oírse gemidos y orgasmos por varias ventanas, todas de un edificio. Mark se acercó a ese edicifio. Se acercó al recepcionista.

Recepcionista: ¿Qué servicio desea?

Mark: ¿Está aquí John Hudson?

Recepcionista: No, nadie vino hoy con ese nombre.

Mark: Bueno... Gracias.

Recepcionista: ¿Desea un servicio?

Mark: No tengo dinero.

Recepcionista: ¿Gratis?

Mark sonrió.

Mark: Acepto.

Mark subió a un cuarto. En él, estaba una joven chica. Mark cerró la puerta.

Mark: Preparémonos para la fiesta.

Chica: Sí. - Se baja un poco la camisa para mostrar un gran escote.

Mark se tumba en la cama. La chica se acerca a él... Le baja el pantalón. Nota algo en su pen...

Mark: Sí... ¡Así!

- En otro lado -

Kate estaba andando por una calle donde se oían muchos orgasmos. De repente, oyó un gemido de una voz que le sonaba.

Kate: Buda... Finalmente... Caíste en el sexo.

Mark y la chica estaban desnudos, en la cama.

Mark: Eres impresionante.

Chica: ¿Quieres más?

Mark: Vale...

La prostituta se colocó sobre Mark... Empieza a besarle... Saca una navaja de bajo la cama sin dejar de besarle... Acerca rápidamente la hoja contra Mark... Y nota que su muñeca es sujeta.

Chica: ¿Qué?

Mark: Ya tenía un presentimiento de todo esto.

De repente, se abre la puerta. Entra un vaquero bastante musculado, de traje azul oscuro, y pelo verde oscuro. Llevaba 2 katanas en la espalda.

Mark: John Hudson...

John: Vaya vaya... Tania... No pudiste.

Tania: Lo siento... si quiere, luego puedo...

John: Sí, pero ahora, vete.

Tania: Vale... - Se fue corriendo.

Mark: ¿Me buscabas?

John: Dicen que tienes muy de mala ostia a los chinitos.

Mark: Es posible.

John: Y me pidieron... Tu cabeza.

Mark: No te la voy a dar tan fácilmente.

John: Ahora veremos... - Saca un revólver y empieza a disparar.

Mark se echa a un lado, esquivando las balas. Salta sobre la cama, aterriza detrás de John e intenta pegarle una patada en la espalda, pero John le agarra la pierna y aprieta fuertemente.

Mark: Parece que tienes buenos reflejos.

John: ¿Lo dudabas?

Mark: ¡SÍ!

Mark pegó un salto, y le pegó una patada en la cabeza con la otra pierna, cayendo ambos al suelo. Mark se levantó rápidamente, agarró el revólver y le apuntó la cabeza a John antes de que éste se reincorporase.

Mark: Para ya.

John le pegó una patada en el estómago a Mark y lo mandó a volar por fuera de la ventana, rompiéndola. Cayó de pie.

Kate: ¿Buda? ¿Estás bien?

Mark: Ese jodido me hizo daño... No es alguien normal.

John saltó de la ventana y aterrizó de pie.

John: Yo también fui entrenado. En el Himalaya.

Mark: Eso lo explica todo.

John: ¡Recibirás tu castigo!

John corrió hacia Mark. Intentó pegarle un puñetazo en el estómago, pero Mark lo esquivó retirándose a un lado. Le iba a dar un puñetazo en el hombro, pero John le agarró el puño.

Mark: Eres impresionante.

John saltó por encima de Mark y le pegó una patada en la espalda.

John: Lo sé.

Mark corrió hacia John. Ambos empezaron a luchar con los puños a una gran velocidad, esquivando y tratando de golpear.

Kate: (Son... Muy rápidos).

Ambos se agarraban mutuamente el puño derecho. Intenaban soltarse y no soltar al otro a la vez. John intentó pegarle una patada, pero Mark paró el golpe colocando la rodilla. Mark abrió la pierna, y alejó a John.

John: Acabaré con esto. - Sacó sus katanas.

Empezó a correr hacia Mark. Le dio una estocada, pero Mark agarró entre dedo y dedo el filo de la katana. Tiró de ella, y la agarró por la empuñadura. Se preparó para el combate.

Mark: Así será más justo.

Empezaron a cruzar sus katanas. John trató de cortarle por el pecho... Mark se agacha... Intenta atacar al costado de John... Le clava la punta y la retira rápidamente... Una cantidad abundandte de sangre sale...

Mark: Aún te aguantas de pie... Debo reconocer que eres fuerte.

John: Ahora probarás el filo de mi katana.

Ambos corrieron hacia el otro... Se encontraron, y...

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.