Metal Zodiac Devil

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:27 pm

Capítulo 1: El Shinigami.

Un niño iba corriendo, huyendo de un hombre de ojos rojos, que le quería asesinar... De repente, un hombre enmascarado apareció. Sacó 2 pistolas negras y empezó a disparar. El hombre las esquivaba. Sacó de la funda de su espada una katana de 1,78: 1,70 el largo de la hoja y 8 el largo de la empuñadura. La hoja tenía 17 centímetros de ancho. Era un metal bastante oscuro. La empuñadura era completamente negra y al final acababa en una fina cadena de unos 20 centímetros de largo. al final de la cadena, un medallón con el símbolo de la cruz pentagonal demoníaca. Cortó al hombre con ella en 2 y éste se disipó en una niebla blanca.

Hombre con Katana: Espíritu, ¿estás bien?

Espírtu de Niño: ¿Cómo sabes que soy un fantasma?

El hombre cogió una medalla y se la puso en la frente al niño.

Hombre: Te enviaré al cielo.

Espíritu: Gracias.

El hombre se quitó la máscara y demostró una cara de un chaval atractivo, afeitado, de unos 20 años, de pelo verde oscuro y ojos demoníacos.

Hombre:(Me llamo Raito Katsura. Soy un Shinigami. Llevo 400 años controlando el tráfico de almas en Japón. Las Almas puras son siempre perseguidas por los Demonios, Almas corrompidas por la Oscuridad del Diablo. Mi misión es devolver al infierno a los demonios y llevar a las almas al cielo).

Raito subió a su casa.

TV: Al parecer, el nuevo Presidente de Japón, el Sr. Kinamoto, aceptó las nuevas construcciones del Edificio Akatsika...
- Raito apagó el televisor.

Raito: Mi cuerpo me pide alcohol...

Raito cogió las llaves, cerró la puerta, se dirigió al bar.

Camarero: ¿Qué desea?

Raito: Un wisky bien fuerte. - Dijo con su típico tono frío.

Raito miró el televisor. En él se motraba al Presidente de Japón dando un discurso.

Hombre 1: ¡Ese hombre es un estafador!

Raito: Como todos los políticos de Japón, así que no te sorprendas demasiado.

Hombre 2: Muerto estaría mejor.

Raito: Y que lo digas.

Raito se quedó pensativo. En sus últimos 2 años, se dio cuenta de que Japón estaba pasando por una constante problemática de un desprogreso en el País. A cambio de eso, Japón estaba empobreciéndose. Raito se bebió su wisky, y salió del bar formando ruido. Empezó a pasear por las calles de Tokyo. El paisaje era desastroso: Hace tiempo que no se veía el sol, el cielo estaba lleno de humo, todas las casas empezaban a tomar un color grisáceo, a causa de la contaminación. Los niños paseaban solos por las calles. Una mano agarró su chaqueta de cuero por detrás.

Niño: Señor, ¿puede darme algo?

Era uno de tantos niños pobre huérfanos que por su desgracia les tocaba vivir en la calle. Llevaba unos harapos, estaba sucio, con el pelo largo y despeinado. Era impresionante ver que aún así, sus ojos no perdían inocencia.

Raito: Claro. - Sacó de su billetera lo suficiente como para comer algunos pocos días.

Niño: Gracias señor. - Cogió el billete y se fue corriendo.

Raito: (Esto es el resultado de la dictadura del gran Kinamoto, nuestro Salvador. Es peor que un demonio. Por su culpa, este país, se está volviendo pobre. Que por culpa de uno muchos sufran...).

Raito miró a un cartel colgado en la pared. En él aparecía la foto de Kinamoto. Podía sentir como si estuviera siendo vigilado, como si el cartel tuviera vida propia. La gente tenía miedo. Miedo, ya que Kinamoto intentaba controlar a las personas, a sus mentes, a sus corazones.

Raito volvió a su casa. Se ducho y prendió su reproductor de CD. Puso un disco de Trapt mientras se quitaba la ropa. En el se vio un cuerpo musculado, depilado, con algunas cicatrices, y algunas heridas sin cicatrizar aún. Se metió en el baño.

- En otro lugar -

Una chica de pelo azul claro estaba mirando por la ventana de su piso.

Chica: (Ojalá este país acabe por recuperarse. Y los malditos Demonios... Siento uno...) - Cogió sus katanas, sus pistolas y saltó por la ventana. Escaló el edificio hasta llegar al tejado y empezó a saltar de edificio a edificio.

- En la casa de Raito -

Estaba comiendo, cuando sintió un Demonio. cogió su gran katana y sus pistolas y salió por la ventana. Empezó a correr hacia abajo por la pared y corrió hacia el demonio. Al llegar, sacó su katana.

Raito: ¡Para!

El Demonio sacó una katana de dimensiones normales, y corrió hacia Raito. ambos chocaron sus armas, y saltaron hacia atrás. Raito cogió su pistola y le disparó en la cabeza. Pero no moría. Al momento, una chica de la misma edad que Raito sató del tejado y clavó sus 2 katanas de dimensiones normales en la cabeza del demonio. Sacó 2 pistolas plateadas y empezó a disparar a Raito. Raito corrió hacia ella y le agarró de las muñecas.

Raito: ¿Cómo te llamas?

Mitsuko: Mitsuko Akira. ¿Eres un demonio?

Raito: Un Shinigami. - Miró a la chica. Era bastante atractiva, bien maquillada, de pelo azul claro y ojos verdes.

Mitsuko: Ya veo.

Raito: ¿y vos qué eres?

Mitsuko: Una humana adiestrada para asesinar demonios.

Raito: Ya veo. ¿Quieres ir a tomar algo?

Mitsuko: Está bien. (No debo fiarme demasiado).

Ambos estaban bebiendo en un bar.

Raito: Llevo acá 400 años. Lo único que hago es matar demonios...

Mitsuko: Mi familia me vendió cuando tenía 4 años. Cuando tenía 6, empecé a ser adiestrada.

Raito: Pobre... La gente que destina a otra nada más nacer... Y más de tu propia familia...

Mitsuko: Lo sé... ¿Quiénes son tus padres?

Raito: Los Shinigamis no nacemos, somos creados a partir de Almas.

Mitsuko: ¿Eres muy viejo?

Raito: 15.000 años.

Mitsuko: Te conservas bien.

Raito: No podemos envejecer... Y nada de este mundo nos puede matar.

Mitsuko: Debe cansar vivir tanto... Solo...

Raito: Creo que deberíamos trabajar juntos. ...

Mitsuko: También lo creo. Aunque sea por Japón...

Cada uno volvió a su casa. Mientras, en el Infierno...

_______________

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Raito.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:27 pm

Capítulo 2: Planes Del Infierno.

... Lucifer estaba sentado en su trono.

Demonio 1: ¿Cómo piensas hacer eso?

Lucifer: Yo, como el Diablo... Mi deseo es conquistar la Tierra.

Demonio 2: Son 6.000.000 millones de almas.

Lucifer: Las castigaré una a una. Luego las haré mi esclavos... Y con ellos... Conquistaré a los Shinigamis y al cielo.

Demonio 1: Al parecer por fin llevarás a cabo tu plan.

Lucifer: Mi venganza por lo que me hicieron. - Lucifer tenía los ojos rojos. Aparentaba 20 años, de pelo blanco y largo, le llegaba hasta los hombros. Lo tenía suelto.

- En otro lugar -

Raito estaba en la Plaza. Llevaba una chaqueta de cuero negra con algunas líneas blancas y unos vaqueros negros. De repente, vio que Mitsuko se acercaba a él. Llevaba una minifalda blanca, con una camiseta negra en la cual se veía algo de escote, y bien maquillada.

Raito: Hola. (¿Pero qué coño lleva? No me voy a enamorar de una mortal).

Mitsuko: (Parece nervioso).

Raito: (Creo que cree que esto es una cita).

Mitsuko: Bueno, movámonos. - Le cogió del brazo.

Raito y Mitsuko entraron en la Biblioteca.

Mitsuko: ¿Qué Sección debemos mirar?

Raito: Internacionales.

Mitsuko: ¿Seguro?

Raito: Tan seguro como que tengo más años que esta Biblioteca.

Mitsuko: Está bien, te creeré.

Fueron a la Sección Internacionales.

Mitsuko: ¿Qué se supone que buscamos?

Raito: Un documento negro, un libro de cubierta negra. En él pone Transquipciones sobre Japón.

Mitsuko y Raito empezaron a buscar, hasta que...

Mitsuko: ¡Lo encontré!

Mitsuko sacó el libro negro de la estantería. Raito lo abrió.

Raito: Página 47: El hombre cotidiando japonés se está transformando, dejando atrás su ruralidad.

Mitsuko: Revolución Meiji.

Raito: Dejando atrás el Mundo de los Shinigamis y aquellas leyendas a las guerras.

Mitsuko: ¿Ese fue el principio de todo?

Raito: Cuando eso pasó, tuve que huir y esconder mi Mata Almas.

Mitsuko: ¿Y por qué querías enseñarme esto?

Raito: ¿Crees en Dios?

Mitsuko: No. Bueno antes no creía ni en Shinigamis.

Raito: Estas confusa, ¿eh?

Mitsuko: Por supuesto. No creo que exista Cielo ni Infierno, pero a cambio lucho contra Demonios.

Raito: Pues verás...

No pudo acabar su frase... De repente, de unas de las estanterías apareció fuego. Todos empezaron a correr.

MitsuRaito: ¡Demonios!

Sólo llevaban las pistolas encima. Al cabo de un rato, todo el sitio estaba ardiendo. De repente, empezaron a oír pasos.

Mitsuko: Creo que intentan rodearnos.

Raito: Lo sé. - Disparó a una de las estanterías y cayo. Apareció, oculto tras ella, un hombre... Un demonio.

Raito estaba enfrente de un demonio. Como siempre, tenían ojos rojos y forma humana, pero este... Portaba una espada tan alta como él mismo. Raito y él empezaron a luchar.

Raito: ¿Cómo es que tienes una Mata Almas?

Demonio: Lucifer me la dio.

Raito: ¿Lucifer? (Mierda, no tengo mi Mata Almas).

Raito esquivaba las estocadas. Cogió la hoja con su mano. Con la otra le pegó un puñetazo en la cara. De repente, oyó unos disparos... Mitsuko disparaba a otro.

Mitsuko: ¡Son duros!

Raito: Lo sé. No te alejes de mi...

Demonio: ¡Por Lucifer!

Raito: (Lucifer, ¿qué coño estás haciendo?).

Raito le cogió la Mata Almas, la clavó en el suelo, le pegó una patada y se rompió. Le disparó a la cabeza.

Raito: ¿Te ayudo?

Mitsuko: Está bien. - A la vez que esquivó una madera ardiendo que cayó del piso superior.

Empezaba a hacer mucho calor... Él era ignífugo, pero Mitsuko... ¿Por qué pensaba en Mitsuko? Agarró al demonio, y le disparó en la cabeza, a la vez que Mitsuko en el abdomen.

Raito: Ya... Salgamos... - Cogió a Mitsuko en brazos, y ella se sonrojó.

Mitsuko: Gracias.

Raito: Yo soy ignífugo, pero vos no. Mejor que no te quemes. - Su voz era fría, aunque algo disimulada.

Raito saltó por la ventana al tejado del edificio de enfrente.

Raito: ¿Estás bien?

Mitsuko: Sí... Gracias a ti.

Raito sonrió... Por primera vez... Notaba algo...

Mitsuko: Pero ni Dios ni el Diablo existen...

Raito: Tienes razón... Dios no existe. En realidad Dios es la organización de los Shinigamis.

Mitsuko: ¿Y el Diablo?

Raito: El Diablo sí. Era un Shinigami llamado Lucifer. Hace milenios, empezó a mostrar actos oscuros... Fue encerrado en el Infierno... Al parecer... Empezó a usar las almas de los del Infieron para crear a los demonios...

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:27 pm

Capítulo 3: Otro Enemigo.

Kinamoto estaba en su Despacho, contemplando su Imperio... Mirando a aquellos ciudadanos de los cuales robaba sin cesar, para autoengrandecerse... Sus esclavos... El poder lo es todo. Quien tiene poder, lo tiene todo. ¿De qué servía el amor si luego no podías tener poder como para hacerla y obligarla a ser tu esposa? Esa era su Filosofía: Soy mejor que todos vosotros, y todos vosotros debeis obedecer mis palabras. De repente, un hombre de ropas negras, ojos rojizos y un cabello largo y blanco, entró en la Sala.

Kinamoto: ¿Quién eres?

Lucifer: Soy el Diablo.

Kinamoto: Si si, lo que vos digas, chaval. - Dijo con un tono jactancioso.

Lucifer tocó la mesa del Presidente y la hizo incendiar.

Kinamoto: ¿Qué coño haces?

Lucifer: ¿Me crees ahora?

Kinamoto: Si si, pero para ya. - Desesperado.

Lucifer: Quiero hacer un trato contigo.

Kinamoto: Dime. - Sonriendo malévolamente.

- 2 horas después -

Mitsuko y Raito estaban andando por la acera. Vieron en un televisor gigante al Presidente de Japón.

Presidente: Al parecer, cierto hombre lleva algunos meses asesinando personas. Su nombre es Raito Katsura.

Raito se quedó congelado.

Mitsuko: Raito...

Raito: (Últimamente pasan cosas extrañas. Lucifer... ¿Qué estás tramando?) ¡Vámonos!

Raito y Mitsuko salieron corriendo. Estaban en un callejón cuando un demonio apareció. Mitsuko sacó sus armas, y el demonio una espada tan grande como él. Raito sacó su katana y empezaron a luchar. Rápidamente, le cortó en 2, y el demonio se disipó en una niebla blanca.

Mitsuko: Otro con Mata Almas...

Raito: Ahora el país me persigue... Vaya, vaya... Esto se pone intersante.

- En otro lugar -

El Presidente de Japón estaba encerrado en su Despacho. De la nada, apareció Lucifer.

Lucifer: Hola.

Presidente: ¿Qué quiere?

Lucifer: Decirle que el trato está llevándolo bien a cabo.

Presidente: Recuerda el trato. Te entrego a Raito y...

Lucifer: Te daré la inmortalidad.

- En casa de Raito -

Raito estaba sentado en el sofá.

Raito: (El hecho de el Presidente sepa mi nombre... Está relacionado. Si dijeran el nombre de Mitsuko igual me lo creería, pero... Dijeron el mío. Bueno, quiere decir que a Mitsuko no la buscan... Eso es bueno...).

Mitsuko salía de la cocina con unos cafés.

Raito: Creo que no deberías acercarte a mí mucho.

Mitsuko: Si lo que dices es cierto, vas a necesitar mi ayuda. Además, cuidaré de ti (Últimamente pasan demasiadas cosas... Conosco a un Shinigami, demonios con Mata Almas... El Presidente nos sigue...).

Raito: Gracias. - Sonriendo.

De repente, se oyó un golpe en la puerta. Mitsuko miró por la mirilla.

Mitsuko: ¡La policía!

Raito y Mitsuko entraron a la habitación y cogieron sus armas. Saltaron por la ventana. En aquel instante, la Policía rompió la puerta y entró a la casa. Vieron que saltaron por la ventana. Empezaron a bajar. Al caer Raito y Mitsuko, vio que otros policías le seguían por detrás. Se escondieron tras una esquina.

Raito: No podemos matarlos... Son civiles...

Mitsuko: Lo sé.

Vieron que un coche policial estaba vacío y se montaron en él.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:28 pm

Capítulo 4: Persecución.

Raito empezó a conducir. Empezó a esquivar los coches a toda velocidad. Aquello empezaba a perder su sentido... Para Raito una cosa estaba clara: Lucifer y Kinamoto estaban relacionados en algo.

Mitsuko: ¡Mierda, nos siguen!

Raito: ¡Joder! - Subiendo velocidad. - (Lucifer se mueve demasiado rápido. Debo detenerle como sea).

Justo a 20 metros atrás suyo, aparecieron varios coches policía. Raito esquivaba el tráfico de un modo inusual. Los policías empezaron a disparar. Estaban nerviosos. Les quedaba pocas alternativas.

Mitsuko: Mierda, estais andando en zona de civiles.

Raito: Creo que Kinamoto y Lucifer están relacionados.

Mitsuko: ¿Por qué lo dices?

Raito: Por las Mata Almas... Sólo los Shinigamis poseemos Mata Almas...

Mitsuko: ¿Qué quieres decir?

Raito: Creo que Lucifer está dándole el poder de los Shinigamis a sus Demonios.

Mitsuko: ¿Para qué?

Raito: Eso es lo que aún no sé. Pero de algún modo debemos averiguarlo.

Mitsuko: Este asunto cada vez me gusta menos.

Raito: Y a mí. Créeme, me huelo a que pasará algo muy malo...

Raito se metió por un desvío a la izquierda.

Mitsuko: ¿Qué haces?

Raito: Perderlos.

Pero en el desvío de al lado aparecieron un par de coches y helicópteros. Cogieron un desvío a autopista. Los helicópteros empezaron a disparar. Esquiviban coches que les venía de frente.

Mitsuko: ¡Ostia! Estos no paran.

Raito: ¿Creías que iban a parar?

Mitsuko: No soy tonta.

Raito: Lo mejor será meternos por zona natural.

Mitsuko: Está bien, creo que tienes razón.

Llegaron a un descampado. Bajaron del coche. Estaba oscuro. La única luz provenía de los proyectores del coche y de la luz de la Luna, entonces llena.

Mitsuko: Apenas veo.

Raito: Yo sí. Los ojos de Shinigami permiten ver en la oscuridad.

Mitsuko: Impresionante.

De repente... Ven algo impresionante... Unos 60 demonios... Y Lucifer.

Raito: ¡Lucifer! ¿Estás detrás de esto?

Lucifer: Muy listo. Raito Katsura, hora de tu muerte. - Sacó una espada medieval de su espalda y de 17 de ancho.

Raito y Lucifer empezaron a luchar. Mitsuko sacó sus katanas. Empezó a luchar contra los demonios. Raito y Lucifer estaban en el cielo... Flotando. Se impulsaron hacia fuera. Corrieron hacia el otro. Raito saltó. Atacó desde arriba, pero Lucifer lo bloqueó... Mitsuko cortaba a uno por la cintura, cuando venía otro por detrás... Ella se agachó y le pegó una patada... Le clavó unas de sus katanas... Lucifer giraba su espada.

Raito: Mejor acaba ya con esta tontería.

Lucifer: No. Me vengaré de los Shinigamis.

Raito: ¿A qué te refieres?

Lucifer: Malditos Shinigamis... Aún optais por haceros los inocentes. Me desterrasteis.

Raito: Créeme, fuiste tú el que incendió aquellas casas.

Lucifer: Ah si, creo recordar que te maté.

Raito: Sólo mataste a Yamato.

Lucifer: Ya veo. Pues es hora... ¡De tu muerte! - Le empezó a atacar.

Raito bloqueó el ataque y contratacó. Sin embargo, Lucifer lo esquivó a tiempo, y saltó varios metros hacia atrás.

Raito: ¿Y qué te tienes liada con Kinamoto?

Lucifer: Nada... Sólo matarte a cambio de su inmortalidad.

Raito: Ya veo... Otra vez jugando sucio. - Corrió hacia Lucifer.

Lucifer atacó, pero Raito lo esquivó a tiempo. Las grandes espadas se movían a una velocidad vertiginosa, y muchas chispas saltaban a todas direcciones.De repente, vio como un helicóptero se acercaba y empezaba a dirspararles. Mitsuko intentaba esquivarlos. Raito se movía a una gran velocidad. De repente, una luz blanca apareció al fondo... Y Lucifer y sus demonios desaparecieron... Raito y Mitsuko quedaron insconcientes.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:28 pm

Capítulo 5: Un Nuevo Guerrero.

Kinamoto estaba aburrido, en su Despacho, pensativo. Acababa de enviar toda la Policía de Tokyo tras Raito... No podían fallar... Iba a ser inmortal, vivir el poder para siempre. Apareció Lucifer.

Lucifer: Fallamos.

Kinamoto: Ya veo. Mira chaval, me da igual que sepas hacer fueguitos, pero como no me des la inmortalidad, serás seguido de por vida tras mis Policías.

Lucifer agarró del cuello a Kinamoto.

Lucifer: ¿Acaso sabes quién soy?

Kinamoto: Eres... Lucifer... Mi Amo y Señor.

Lucifer: Eso me gusta más. - Soltándole y desapareciendo de la nada.

Kinamoto se quedó solo. Cogió su teléfono y marcó un número.

Kinamoto: Inspector, necesito que des una Conferencia.

Inspector: Está bien.

Mitsuko despertó en una cama. Estaba vendada. Entró al salón. Estaba sentado un hombre rubio, con el pelo peinado hacia atrás. A su lado, estaba Raito, también vendado.

Raito: Te presento a Shino Aburame. Él es... Shinigami.

Shino: Hola. - Se dio cuenta de que poseía los ojos rojos propios de los Demonios y los Shinigamis.

Raito: Estamos en problemas.

Shino: Ya me di cuenta. Dime qué es lo que sabéis.

Raito: Lucifer planea conquistar el Mundo.

Shino: Entiendo... Lucifer es fuerte.

Mitsuko: Seguro que podremos hacer algo.

Shino: Por ahora, mantener a los demonios en línea.

Raito: Necesitamos la ayuda de los Shinigamis.

Shino: No estás dispuestos.

Mitsuko: ¿Qué?

Raito: Aún son tan vagos...

Mitsuko: Estamos perdidos.

Shino: Aún así... Lucharé contra los demonios.

Raito: Además... Este país... Se está yendo a la real mierda.

Mitsuko: Y la Policía nos busca... todo son problemas.

Shino: Debemos conseguir que dejen de ocurrir estos sucesos.

Raito: Debemos parar a Lucifer.

Mitsuko: Debemos devolverle la paz a Japón.

- En la Comisaría -

Koji Akimari entró en la reunión policial. Un joven chaval, de pelo rojizo y ojos naranjas.

Comisario: Por orden del Presidente, Mitsuko Akira y Raito Katsura deben ser asesinados, por homicidio. Se le vio asesinando a muchas personas, que misteriosamente, sus cuerpos nunca son encontrados. Se dice que el disipa un humo blanco y aprovecha para escapar. Bien, montaremos patrulleros alrededor de su casa. La vigilancia será máxima.

Inspector: ¿Qué asesinatos se supone que cometió?

Comisario: Personas cuyo asesinato no fueron reclamados.

Inspector: Debe estar de coña. No me lo creo.

Comisario: Creyéndolo o no, el Presidente lo ordena.

Acabó la reunión.

Koji: (No le veo sentido... Habla de repente de un asesino... Cuyas personas asesinadas no fueron reclamadas... No me gustaría reconocerlo pero... Diría que se está montando un complot...).

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:29 pm

Capítulo 6: Recuerdos Pasados.

Raito se acostó en la cama. Pensó en aquel día...

- 15.000 años antes -

Lucifer aún era Shinigami. Estaba en una batalla contra un Demonio.

Lucifer: ¡Yamato, para!

Yamato, un Shinigami pelirrojo, corría hacia el Demonio a toda velocidad. Yamato intentó atacar, pero el Demonio le esquivó. Lucifer corrió para defender a Yamato y... La katana del Demonio le atravesó.

Yamato:¡LUCIFEEEEEEEEEEER!

Luficer: Lucha... Por... El... Cielo... - Cerró los ojos.

Yamato, airoso, cogió su katana.

Demonio: Ven, atácame con todas tus fuerzas.

Yamato: ¡MUERE!

Yamato corrió hacia el Demonio. Le cortó en 2 con demasiada facilidad, fruto del dolor interior, de la desesperación. Cogió a Lucifer y fue al centro clínico. Allí estaba Kami, el jefe por Excelencia. Un anciano de pelo blanco y barba.

Kami: ¿Qué pasó?

Yamato: Por mi culpa... Un Demonio...

Kami: Tranquilo... Sacaremos parte de su Alma y nacerá otro.

Yamato: ¿Dejará de existir?

Kami: Su cuerpo estará encerrado.

Kami tocó el pecho de Lucifer, y fue apartando la mano, sacando una energía blanca brillante.

Yamato: Mejor que te vayas.

Yamato salió de la Sala. Kami empezó a mover las manos. La energía empezó a coger forma. Tomó forma humana. La luz se transformó en un cuerpo. Era un chico de unos 20 años, pelo largo y verde.

Kami: Te llamarás... Raito Katsura.

Raito: Me llamo... Raito...

- Aquella noche -

Lucifer, o más bien, su cuerpo, estaba en una cama, tirado. Dentro de su inerte cuerpo empezó a correr un veneno... El veneno llegó a su cerebro... Sus ojos se abrieron.

Lucifer: Es hora de jugar.

Abrió la puerta y se encontró con un Shinigami.

Shinigami: ¿No estabas muerto?

Lucifer le cogió de la cabeza y apretó hasta que la cabeza reventó, manchándolo todo de sangre. Entró en la habitación de Kami. Se subió a su cama.

Kami: ¿Lucifer?

Lucifer: Adiós... Viejo...

Lucifer disparó, pero Kami lo esquivó y le agarró del cuello.

Kami: ¿Qué diablos te pasa?

Lucifer: Deseo tu poder...

Kami: ¡Para! - Lo empujó de la Sala y lo tiró al suelo. Empezó a darle patadas a Lucifer. Lucifer le cogió de la pierna y le tiró. Ambos estaban tumbados. Sacaron sus pistolas y apuntaron al otro a la cabeza.

Kami: Para.

Lucifer: ¡NO! - Le disparó en la pierna y salió corriendo.

- Al día siguiente -

Raito estaba paseando por el Cielo. Llevaba el típico traje Shinigami: Unas zapatillas negras, unos vaqueros negros y una camisa de cuello y botones negra. Llevaba su Mata Almas a la espalda. Estaba exactamente igual de joven, aunque tenía el pelo más largo. Admiraba a las Almas corriendo de un lado hacia otro en aquel prado. Otro Shinigami, de pelo rojizo y ojos rojos, se colocó a su lado.

Yamato: Me huelo algo de Lucifer.

Raito: Y yo... (Espero que no pase nada).

- En la Biblioteca -

Lucifer estaba leyendo un libro.

Lucifer: Por lo que veo... Entiendo... Si uso el poder de la oscuridad...

- En la Sala General -

El hombre al que llamaba Kaio, era el Jefe Supremo de los Shinigamis.

Kaio: Me parece que Lucifer trama algo.

Shinigami 1: Está obteniendo demasiado poder.

Shinigami 2: Y lo peor que no los usará para nuestros fines.

Kaio: Además, está empezando a conseguir aliados.

Shinigami 3: ¿Quiénes?

Shinigami 4: Las Almas oscuras.

- En otro lugar -

Lucifer estaba en una taberna con Almas oscuras.

Lucifer: Seguidme, y os llevaré a la victoria. A vosotros, se os trata como a esclavos. Y eso siendo lo que en vida erais los más fuertes. Unámonos, destruyamos a los Shinigamis y tomemos el control.

- Por la noche -

Raito despertó bajo la luz de las antorchas. Un montón de Almas oscuras y de Shinigamis luchaban entre sí. cogió su Mata Almas y sus pistolas negras y salió. Empezó a matar Almas oscuras. De repente oyó gritos. las Almas puras estaban empezando a ser asesinadas... Sus casas ardían... Raito cogió sus pistolas y empezó a disparar. Asesinó a los oscuros y ayudó a los puros.

Yamato: Raito... Necesitamos ayuda.

Raito: ¡Yevad a los puros a la parte interior del Palacio Shinigami!

Yamato corrió y los metió... Pero al cerrar las puertas, se quedó fuera... Lucifer estaba justo atrás con su Mata Almas.

Yamato: Hasta acá llegaste. - Cogendo la suya.

Los 2 empezaron a luchar... Lucifer desapareció... Apareció justo encima y le clavó la Mata Almas.

Raito: ¡YAMATOOOOOOOOOO!

Yamato estaba muerto.

Raito corrió hasta Lucifer. Cogió su Mata Almas y empezaron a luchar. Lucifer retrocedió unos pasos.

Raito: ¿Qué quieres con esto?

Lucifer: Simplemente, poder. Sólo poder. El poder lo es todo.

Raito: Te equivocas.

Lucifer: Hermano mío... Fuiste creado con una parte de mi Alma...

Raito: Aún así no soy como vos.

Lucifer: No creas. Un día, buscarás mi poder.

Raito: No creo. Y si lo busco, será para proteger a las Almas.

Lucifer atravesó con su espada a Raito y lo dejó insconciente.

Raito: Lucifer... Idiota... - Cerró los ojos.

Raito dejó de pensar. Estaba viendo el televisor.
_______________

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Raito.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Lucifer.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:29 pm

Capítulo 7: Investigando A Raito.

Koji se despertó en su apartamento cutre.

Koji: (Otro día más a deber cuidar a esa cada vez más pobre ciudad). - Se levantó y se duchó. Mientras desayunaba...

TV: Kinamoto promoverá el Deporte entre los Jóvenes... - Apagó el TV.

Koji: Maldita publicidad política... - Salió de la casa.

Montó en su coche negro, mirando el oscuro paisaje de Tokyo.

Koji: (Esta ciudad se va a la mierda... Además, el Caso Katsura es aún un misterio... Algo está pasando).

Koji llegó a la Central.

Kimo: Ey, ¿qué tal?

Koji: Acá, a trabajar...

Kimo: A ver si la jornada se hace corta.

Koji: A ver.

Koji llegó a su despacho y cogió unos documentos. Trataban sobre el Caso Katsura.

Koji: Al parecer, Raito tiene nueva compañía. Una chica llamada Mitsuko Akira y un chico que, según las grabaciones, Raito se dirige a el como Shino Aburame. (Es una tonteróa como una casa).

Kimo: ¿No te parece raro este Caso?

Koji: Claro... ¿Por qué Kinamoto lo estará buscando?

Kimo: No lo sé pero... Como no le encontremos... Kinamoto destruirá aún más Japón.

Koji: Japón es una mierda.

Kimo: Lo sé. Pero le pillaré, aunque sólo sea por evitar que pase algo malo.

Koji: Pero... La Justicia...

Kimo: Japón está corrupto.

Koji: Un hombre que nunca asesinó a nadie... Ahora van detrás suya...

Kimo: Propio de Kinamoto.

Koji: ¿Por qué? ¿Por qué a él?

Kimo: Ese asunto debemos arreglarlo.

Koji: Iré a ver a Raito.

Koji estaba en su auto, aparcado enfrente de la casa de un sospechoso llamado Shino Aburame.

Koji: (Ese Raito... Me suena de verlo en alguna parte... Aunque no sé de qué podría ser).

- Flash Back -

Koji estaba en su despacho, con unos documentos.

Koji: ¿Seguro que esta fotografía está bien?

Inspector: Sí, ¿por qué?

Koji: Por el tamaño de esa katana que lleva en la imagen. Me parece imposible que alguien pueda moverla.

Inspector: Lo sé, señor, acá algo no cuadra.

- Fin del Flash Back -

Raito estaba en su casa, pensativo.

Shino: Si la policía te vigila...

Mitsuko: Lucifer... Se mueve muy rápido.

Raito: Sí... Debemos pararle los pies como sea.

Shino: El Presidente...

De repente notaron un Demonio.

Mitsuko: Vámonos.

- En el Coche de Koji -

Raito salía de la casa corriendo, con una mujer de pelo azul y un hombre rubio. Los hombres llevaban espadas de su altura en la espalda, y la mujer 2 katanas de tamaño normal en la espalda. Corrían por la acera. Koji empezó a conducir. El grupo se metía por un callejón. Koji aparcó. Se puso a la esquina del callejón y miró. Aquel grupo se encontró con 3 hombres con unas espadas bastante grandes. Sacaron sus espadas, y sin explicaciones, se pusieron a luchar. El rubio sacó una espada medieval occidental bastante grande. Saltaban por las paredes. Koji no entendía de esas habilidades, las cuales se las atribuía normalmente a los ninjas. Raito sacó unas pistolas y empezó a dispararles. Los 3 hombres murieron en un haz de luz blanquecina. Se disiparon. Aquello no parecía cosas de humanos.

Mujer: Raito, ¿por qué aparecen tantos?

Raito: Ni idea, pero no...

Raito no pudo acabar la frase... De repente, un hombre de ojos naranjas y pelo rojizo le apuntaba a la cabeza con una pistola. Raito conocía a esa persona pero... No podía ser... Sus ojos eran naranjas...

Raito: ¿Yamato?

Koji: ¿Yamato? - De repente se quedó insconciente en el suelo.
_______________

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Raito.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Lucifer.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nota: Acá les dejo un boceto de la Mata Almas de Shino.

http://illiweb.com/fa/pbucket.gif

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:30 pm

Capítulo 8: Verdadera Identidad.

Koji se levantó de la cama. Estaba en una habitación desconocida. Se puso unas pantuflas en el suelo y caminó hacia la puerta. La abrió. Llegó a otra sala, un salón, donde la mujer de pelo azul comía cereales.

Koji: (Mitsuko... Eso quiere decir que...).

Raito: ¿Ya despertaste?

Koji: Sí. (Estoy en la casa de un sospechoso. No estoy armado. Eso quiere decir que estoy bajo su control).

Raito: (Si se da cuenta de la pistola debajo del cajón de la cocina... Debo tranquilizarle) Sientate.

Koji se sentó. Ambos se miraron.

Koji: (Empecemos) Usted es perseguido por diversos asesinatos.

Raito: Lo sé.

Koji: Pienso que aquí pasa algo extraño. Les vi luchar. No parecían normales.

Raito: Porque no somos de este mundo.

Koji: ¿Aliens? - Riéndose.

Raito: (No me cree... Aunque no me sorprende) No, no es eso jaja.

Koji: Entonces explíqueme.

Raito se acercó a su mesa y sacó una imagen. Un cuadro... Donde aparecía dibujado...

Koji: ¿Por qué salgo en el cuadro?

Raito: Este cuadro tiene 15.000 años de edad.

Koji: Imposible... Además... Salgo con pelo largo... Nunca tuve pelo largo...

Raito: Yamato.

Koji: Me llamo Koji.

Raito: Ahora sí, pero antes eras un Shinigami llamado Yamato.

Koji: (Un freak...) No existen los Shinigamis.

Raito le cogió de la cabeza y lo dejó insconciente. Al despertar, estaban como en una foto: Una imagen fija. Al fondo se veían unas llamas que no se movían. Se dispusieron a caminar. Llegaron a ver 2 cuerpos tirados en el suelo... Uno era Raito y el otro... Era Koji... Estaba muerto.

Raito: Volvamos.

Koji quedó insconciente y despertó.

Raito: Esa fue tu muerte. Al morir, los Shinigamis se reencarnan al largo de los años en personas normales.

Koji: No sé si creerle.

Raito: No está obligado a hacerlo.

Koji: ¿Y quiénes eran esos tipos?

Raito: Demonios. Almas corrompidas. La misión de los Shinigamis es asesinarlas.

Koji: No te creo... Estás majara.

Raito: No digas estupideces.

Koji: ¡Y ustedes están más locos que él!

Mitsuko: No te pases. - Sacando la pistola y apuntándole.

Shino: Mitsuko, tranquila... - Sacó su pistola y apuntó a Koji.

Koji: ¡ESTÁN LOCOS!

Raito: Lo estamos. - Invocó su Mata Almas en la mano y se la puso en el cuello a Koji.

Koji: ¿Van a matarme?

Raito: Mmmmmmm...... No. Creo que nos puede ser útil. - Sonrisa malévola.

Koji: ¿Qué quereis de mí?

Raito: ¿Por qué Kinamoto nos persigue?

Koji: Eso mismo investigo. Nunca nadie te vio. Estás acusado de asesinatos de hace más de 20 años.

Raito: Creo que Lucifer está detrás de esto.

Koji: ¿Lucifer? ¿Satanás?

Shino: Sí.

Shino se acercó al televisor, introdujo un DVD y lo reprodujo.

- Vídeo -

Lucifer estaba en la Sala con Kinamoto.

Kinamoto: ¿Quién eres?

Lucifer: Soy el Diablo.

Kinamoto: Si si, lo que vos digas, chaval. - Dijo con un tono jactancioso.

Lucifer tocó la mesa del Presidente y la hizo incendiar.

Kinamoto: ¿Qué coño haces?

Lucifer: ¿Me crees ahora?

Kinamoto: Si si, pero para ya. - Desesperado.

Lucifer: Quiero hacer un trato contigo.

Kinamoto: Dime. - Sonriendo malévolamente.

- Fin del Vídeo -

Koji: Creo que os creeré.

Raito: Creo que empiezas a creerme.

Koji: Sí... Algo...

Raito: Si quiere puede irse.

Koji salió, y dijo:

Koji: Como me encuentre que asesinaste a una persona, estarás en la cárcel.

Raito: Está bien.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:30 pm

Capítulo 9: Estrategas.

Kimo Washitabe estaba en su Despacho. Un hombre mayor y gordo. Mientras bebía café, pensaba.

Kimo: (Debo atrapar a Katsura como sea. Iré a comprobar los documentos).

Kimo se acercó a los documentos colocados encima y los cogió.

Koji: (Un buen paso).

Kimo empezó a leer los documentos.

Kimo: Al parecer, Raito Katsura asesina a personas por la noche... Con un mazo... Y un fusil...

- Flash Back -

Koji entraba en la casa de Raito.

Koji: Está bien, os ayudaré.

Raito: ¿En qué?

Koji: En evitar la policía.

Raito: Está bien. Confiamos en ti.

Koji volvió a la Comisaría. Creó unos documentos falsos y los imprimió. Fue a la mesa y cogió los documentos, y puso sus documentos imprimidos. Kimo se acercó a los documentos colocados encima y los cogió.

- Fin del Flash Back -

Koji: (Cambio de Datos: Correcto).

Kimo: (Estos datos son muy distintos a los que me dieron. Eso quiere decir...) Salió del Despacho.

Kimo: (Estos datos no son correctos. Alguien está haciendo algo. Un policía es un infiltrado de Raito).

Koji: (Creo que se dio cuenta. Ahora empieza mi plan) Kimo.

Kimo: Dime.

Koji: Al parecer, tenemos un infiltrado en la Central.

Kimo: (Lo sabía) Bueno lo encontraremos juntos.

Koji: De acuerdo.

- Por la tarde -

Koji: Conseguí que el Inspector al cargo en la Central del caso me crea su aliado.

Shino: Hacer creer a su enemigo que eres su aliado... Inteligente.

Mitsuko: Ahora... Nos queda Lucifer...

Raito: Sí...

- En el Infierno -

Lucifer: Mandad a los Wisher.

- En la Oficina -

Koji estaba leyendo unos documentos.

Koji: (Así que el trato es Raito por la Inmortalidad... Ya entiendo... Alejar a Raito de la Policía será mi papel...).

Kimo: ¿Sabes ya quién podría ser?

Koji: Bueno, me iré a investigar. Otiwa, vos te vienes conmigo.

Otiwa: Está bien.

Ambos salieron de la Central. Se montaron en el coche de Koji.

Koji: Vámonos. - Salió del Parking y empezó a conducir.

- Casa de Raito -

Mitsuko: Creo que es la hora de empezar con el plan de Koji.

Raito: Sí... Ojalá salga bien.

Shino: Koji parece bastante inteligente... Como Yamato.

Raito: Lo sé... Bueno, vámonos.

Raito, Mitsuko y Shino salieron por la ventana.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:30 pm

Capítulo 10: 3 Vs. 150.

Volvieron de ejecutar el plan de Koji, Raito prendió su televisor. Se sentó en su sillón, pensativo.

Raito: (Últimamente Lucifer no está haciendo ningún movimiento. Creo que me podré tomar una jornada).

Raito se tumbó en el sofá y se durmió.

- En la Calle -

Los Wishers eran isectos parecidos a libélulas que al rato empezaron a ocultar el cielo de Tokyo con su vuelo.

Niño: Mira mamá, son bichos. Qué raros.

Madre: No me suenan de verlos.

De repente, del cielo bajaron dos Wishers. Éstos clavaron sus aguijones en los cuellos del niño y su madre. Estos cayeron insconcientes, como si algún veneno le paralizase. Los que estaban en la calle se acercaron.

Hombre: ¿Están bien?

El niño se levantó, y como si estuviera poseído, le mordió al hombre en el cuello. Todos los Wishers bajaron y empezaron a aguijonear a toda persona de la ciudad.

- En el Sueño -

Raito llevaba su Mata Almas y sus pistolas. Corría por la ciudad. Era de noche. De repente, aparecieron varios Demonios... Con Mata Almas... Un gran grupo... Todos se lanzaron contra él... Y...

- Despertando -

Raito vio fuego en la ciudad a través de su ventana. Cogió su Mata Almas y sus pistolas.

Mitsuko: ¡Raito! - Salió de su habitación.

Raito: ¿Estás bien?

Mitsuko: Sí... Es sólo que... Me quede dormida y... Al despertar... - Lo abrazó.

Raito: Tranquila. ¿Y Shino?

Shino: Acá estoy.

Cogieron sus armas. Empezaron a correr.

- En Casa de Koji -

Koji admiraba desde su ventana a aquellos insectos.

Koji: (¿Qué pueden ser? Por si acaso, seguro que Raito ya estará luchando... Iré a ver). - Cogió sus armas y salió de las casas. El sitio estaba vacío. Parecía una ciudad fantasmas... Ni personas... Ni cadáveres... Llegaron a una plaza...

Shino: Esta es la Plaza del sueño.

De repente, aparecieron 150 Demonios.

Mitsuko: Oh, mierda.

Todos sacaron sus armas. A Raito le vinieron 4 de golpe. Raito agarró sus espadas y las clavó en el suelo. Aprovecho para cortarles en el cuello. Luego le vino otro por detrás. Se agachó y Mitsuko disparó. Shino le cortó a uno la cabeza, y al girar, cortó a varios. Mitsuko sacó sus pistolas y disparó a varios Demonios.

Raito: ¡Parecen que no acaban!

Shino cortó a 15 de un plumazo. Del suelo empezaron a aparecer más Demonios.

Raito: No, no acaban.

Raito saltó varios metros y empezó a luchar en el aire. Mitsuko empezó luchar a una velocidad increíble. Sim embargo, cada vez aparecían más y más...

Mitsuko: ¿Por qué no acaban?

Raito: (No vimos a nadie... Eso quiere decir...) ¡Los Demonios son los ciudadanos poseídos!

Shino: ¡Mierda! - Cortándole a otro la cabeza.

Raito subió a un tejado de un salto. Buscó un punto que diera a saber de dónde provenía aquello... Miró al cielo. En él, se vio cómo un agujero negro... Raito saltó al agujero... Esquivaba las llamas que saltaban por la ciudad... Unas especies de tentáculos de alguna energía negra salieron del agujero y agarraron a Raito.

Mitsuko: ¡Raito!

Raito disparó al interior del agujero... Y empezó a cerrarse. De repente, parecía que el tiempo se paró y al volver...

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:31 pm

Capítulo 11: Estudio.

... Todo volvió a la normalidad.

Mitsuko: ¿Qué pasó?

Raito: Una rotura de las Almas, es decir, abriendo la oscuridad en los corazones, las Almas son controladas.

Shino: Lucifer está cada vez teniendo más poder.

Koji apareció. Llevaba unas ametralladoras en las manos.

Koji: ¿Qué acaba de pasar?

Mitsuko: ¿No fuiste poseído?

Koji: No.

Raito: (Me lo imaginaba. Su anterior Yamato no le hace un humano normal). ¿Ahora me crees?

Koji: A ciegas. - Parecía asustado, pero convencido.

Raito: Está bien.

Koji: (Lo que no entiendo... Es por qué cada una de todas las Almas que están siendo controladas no recuerdan nada... Además... Parece todo como nuevo... Como si lo anterior fuese destruído y se volviese a poner la ciudad...)

Raito: (Koji, sé qué es lo que piensas).

- Al día siguiente -

Kimo llegó enojado a la Central.

Kimo: Pensar que aún no detuvimos a Raito Katsura... ¡Vamos, a trabajar!

Koji: (Es el momento) Kimo, quizá deberías ver estas fotos.

Kimo miró las fotos. En ellas, se veía a uno de los policías enfrente de Raito.

Koji: Es él, estamos seguros.

Kimo: Entiendo... Hablaré con el Comisario.

- Flash Back -

Koji y Otiwa llegaron a la calle donde Raito estaba luchando.

Koji: Entra tú primero, te cubro.

Otiwa se adentró, mientras Koji se quedó atrás. Koji sacó su cell... Raito apareció enfrente de Otiwa... Y Koji hizo una foto.

- Fin del Flash Back -

Kimo: Bien, iremos a detener a Otiwa.

Koji: Vale. Haré una llamada antes.

Kimo: Está bien.

Koji entró en los Servicios. Cogió su cell y marcó unos números.

Koji: ¿Raito?

Raito: Dime.

Koji: Vamos a usar el señuelo.

Raito: Está bien... Noto un Demonio, me voy.

Koji: Buena suerte. - Colgó.

Raito saltó de la ventana con su Mata Almas y su pistola.

Demonio: Vaya vaya... Estás acá...

Raito: Creo que sí.

El Demonio corrió hacia él... Sacó una Mata Almas y bloqueó el ataque. Raito apartó la espada de su camino y se dispuso a atacar. Demonio esquivó el ataque sim problemas, pero se encontró con una pistola en su frente.

Raito: Adiós. - Disparando.

El Demonio cayó muerto al suelo. Raito corrió por la pared, y subió a la ventana.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:31 pm

Capítulo 12: Moviendo Ficha.

La Policía entraba en casa del sospechoso.

Koji: Otiwa, es sospechoso de ser aliado de Raito Katsura.

Otiwa: ¿Qué? ¡No puede ser!

Koji: (Raito... Creo que ya tienes las puertas abiertas).

Koji arrestó a Otiwa y lo sacó de la casa.

Esposa: ¡Cuidate amor!

Otiwa: ¡Cuida de nuestros hijos!

Hijo: ¡Papi! - Corrió y abrazó a su padre en la pierna.

Otiwa: Crece sano. - Llorando.

Hijo: Sí...

Koji: (Lo siento... Pero luego te soltaremos... Lo juro).

- En la Sala del Presidente -

El Presidente estaba admirando el paisaje, y viendo su gran Imperio. Esperaba ansiosamente el asesinato de Raito y su posterior Inmortalidad. Ya nada le podría parar.

Presidente: (Bien, bien. Raito, una vez que seas entregado... Tendré la Inmortalidad...).

Secretaria: Presidente, uno de nuestros policías acaba de ser detenido por supuesta ayuda a Raito Katsura.

Presidente: ¿QUÉ?

- En otro lugar -

Raito: Ahora, debemos hablar con el Presidente.

Shino: El único problema es que...

Mitsuko: Con la detención será difícil acercarse a él, sin crear mucho alboroto.

Raito: Debemos...

- 8 horas después -

Raito: Ya veo...

Raito miraba en una pantalla... Veía al Presidente... Estaba sentado en una mesa...

Koji: Parece estar tranquilo.

Raito: Por ahora sí.

- Flash Back -

Raito: Debemos...

Koji: Colocar cámaras en su Despacho. - Dijo Koji, que acababa de entrar.

Mitsuko: Creo que tiene razón.

Shino: Bien, tengo una idea. Koji, llévatelo fuera un rato. Raito, distrae a la Guardia. Mitsuko y yo pondremos las cámaras.

Raito: Buena idea, empecemos.

Cogieron todo y montaron en el coche. Koji empezó a conducir.

Koji: Lo importante ahora es que debemos movernos cuidadosamente.

Mitsuko: O si no... Nos pillarán.

Shino: Ojalá salga efectivo.

Mitsuko, Shino y Raito bajaron del coche. Mitsuko y Shino pasaron delante, con unos maletines.

Mitsuko: Ya estamos dentro. - Dijo desde su micrófono.

Raito: Bien.

Raito entró al sitio. Inicialmente, era un gran pasillo. Al final de él, vio unos guardias armados. Empezó a caminar tropezándose... Como ebrio.

Raito: ¿Dónde está el bar acá? - Dijo con un tono ebrio.

Vio que los guardias sacaron sus armas. Raito, rápidamente, sacó las suyas y les disparó.

- En otro lugar -

Mitsuko estaba en el cuarto de baño. Abrió una de las bombillas y con ellos instaló una cámara. El cuarto de baño del Presidente. Shino empezó a instalar otro en el techo, justo encima de la Mesa del Presidente.

Mitsuko: Yá, vámonos.

Shino: Sí. - Saltaron por la ventana.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:32 pm

Capítulo 13: Capturado.

Otiwa estaba en la celda, sentado en el frío suelo, aburrido, sin nada que hacer, desesperado por saber la verdad. No entendía que hacía encerrado, no entendía nada... Nada... De repente, estaba comiendo sukiyaki con su familia, cuando los miembros de sus compañeros entraron para llevarlo a celda por ser supuestamente aliado de Katsura...

Otiwa: ¡Maldito Kinamoto! - Cogió una lata en el suelo y la lanzó contra la pared.

Koji: ¿Qué te pasa?

Otiwa: No entiendo nada.

Koji: La vida es una mierda. Y Japón aún más.

Otiwa: Kinamoto...

Koji: Sí. Kinamoto es nuestro problema.

Otiwa: Sí...

Koji: (Bien... Además, haré que este tenga rencores contra Kinamoto... Raito, te abriré las puertas).

Otiwa: Koji, arregla esto... Y si no salgo... Cuida de mi familia.

Koji: De acuerdo. ¿Algo más?

Otiwa: Nada... Por ahora...

Koji salió de la celda. Empezó a recorrer el pasillo.

Koji: (Raito... Prométeme que Otiwa no morirá... Por favor... Sólo es un inocente... Maldito Lucifer... Maldito Kinamoto...).

- Casa de Raito -

Raito: Bien, parece que ahora lo tenemos todo controlado. - Miró a la pantalla, viendo a Kinamoto.

Shino: Por ahora todo lo que hace es normal.

Mitsuko: Esperar aburre.

Raito: Lo sé... Pero no podemos hacer otra cosa.

De repente, apareció Lucifer en la pantalla.

Lucifer: Por lo que veo, uno de tus policías fue detenido.

Raito: Me voy cagando leches. - Salió por la ventana corriendo. Shino y Mitsuko se quedaron viendo la pantalla.

Kinamoto: Sí... Por ser aliado de Katsura.

Lucifer: Es cierto que uno de tus hombres es aliado de Raito, pero... Te equivocaste de persona.

Kinamoto: ¡IMPOSIBLE! ¡MIS HOMBRES NUNCA FALLARÍAN! - Se puso de pie, enfurecido.

Lucifer: Fallaron... Y ese hombre es...

Fue interrumpido por una bala que atravesó la ventana. Y de la ventana entró Raito... Éste rodó por el suelo, y al ponerse de pie, apuntó a la cabeza de Lucifer con una pistola y a Kinamoto con la otra.

Raito: Callaros, y parad ya de una puñetera vez.

Kinamoto: ¡Raito Katsura!

Raito: El mismo.

Lucifer: Parece que das la cara.

Raito: Lo mismo digo... Bastardo.

Lucifer agarró a Raito del brazó y lo lanzó a la pared. Raito se quedó incrustado en la pared y cuando vio que Lucifer se acercaba para darle un puñetazo, el saltó hacia adelante y le dio una patada en el aire.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:32 pm

Capítulo 14: Encarcelado.

Lucifer se colocó en la ventana.

Lucifer: Mantenlo vivo. Creo que luego me será necesario.

Kinamoto: Está bien. - Marcó unos números en su cell. – Seguridad, tengo a Raito Katsura en mi Despacho. Vengan a detenerle y encarcelarle.

Seguridad: Sí, señor.

Kinamoto: Por fin estás detenido... Ahora, Lucifer me dará la Inmortalidad, y ni tú ni nadie podrás detenerme... Este es tu fin.

Los guardias de Seguridad entraron por la puerta, armados.

Guardia: ¿Éste es? – Señalando a Raito.

Kinamoto: Sí, este es.

Los guardias cogieron a Raito y lo sacaron del Despacho.

- En otro lugar –

Mitsuko y Shino observaron el combate.

Mitsuko: ¿Qué vamos a hacer?

Shino: Esperar a Koji. Él sabrá qué hacer.

Mitsuko: Tienes razón.

Mitsuko y Shino daban vueltas por la casa, preocupados. Raito no podía salir. Debían sacarlo de un modo u otro. Debían hacer algo. Lo que no sabían es QUÉ hacer. Lucifer cada vez iba ganando más terreno. Y para colmo Raito estaba detenido. En sus mentes se abrieron todas las incógnitas disponibles.

-En la Central –

Koji estaba en su mesa, leyendo el periódico, cuando de fondo se oyeron unos gritos colectivos, gritos de triunfo y victoria. Koji estaba anonadado. No podía imaginar qué pasó. Salió de la sala y se dirigió a la sala donde se oían los gritos. Abrió la puerta. Todos los policías estaban reunidos en aquella sala, de fiests. Koji se acercó a uno.

Koji: ¿Qué pasa?

Policía: ¡Raito Katsura fue detenido!

Koji se quedó estupefacto. Aquello era increíble. No... No podía ser... Raito no podía estar encerrado en la cárcel. Se dirigió a su mesa y marcó un número.
Koji: ¿Mitsuko?

Mitsuko: Dime.

Koji: ¿Es cierto que Raito está detenido?

Mitsuko: Sí. Lucifer casi le da tu nombre a Kinamoto, pero Raito apareció. Raito se enfrentó a Lucifer pero quedó insconciente

Koji: Está bien... Voy hacia allá.

- En la cárcel –

Raito estaba tirado en el suelo. Acababa de despertar. Le dolía la cabeza. Al recuperar la consciencia, se dio cuenta de que estaba encerrado. Estaba en la cárcel. Seguramente Kinamoto le encarceló. Empezaba a ponerse nervioso.

Raito: (Mierda. Estoy encerrado. Y seguramente... Lucifer esté a punto de empezar su conquista... No sé qué hacer... Lucifer... ¡CABRÓN!

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:32 pm

Capítulo 15: El Pasado.

Mitsuko estaba nerviosa, temblando, sus extremidades no se dejaban controlar, bajo los recuerdos que vagueaban por su cabeza...

Shino: ¿Estás bien?

Mitsuko: No sé... Me voy a recostar.

Shino: Está bien. Recuéstate.

Mitsuko se recostó en su cama. Estaba dolorida por los recuerdos. Unos recuerdos, que cada vez que se encontraba en un estado de nervios, los recordaba.

-Flash Back –

Mitsuko no era más que una niña de pelo corto y azulado, de dulces ojos verdes. Estaba en el bosque, con unos niños.

Niño 1: Al parecer, en esa casa existen fantasmas. – Señaló una casa al final del bosque.

Mitsuko: Puras patrañas. No me las creo.

Niño 2: ¿Qué tal si entramos?

Niño 3: Venga entremos.

Mitsuko: Está bien. Ya veréis que es mentira.

Los niños cruzaron el bosque. Era de noche. El sitio estaba sólo alumbrado por la luz de la luna llena. Era una visión aterradora la casa. Hacía frío. Era una casa de 2 pisos, de madera, bastante antigua. No se podían ver signos de luz por las ventanas.

Niño 2: Entremos.

Abrieron la puerta de una patada. El sitio estaba vacío... De repente, la puerta se cerró sola... No se notaba el viento... Estaban solos...

Niño 3: ¿Qué pasa acá? – Asustado.

Los niños se sentían solos... Como si supieran que eran presas de algo. Sus corazones latían a una velocidad vertiginosa... Sus ojos buscaban desesperadamente algo, algún rastro que demostrase que su miedo era irracional... Cada sonido, por débil que se oyera, para ellos era como el sonido de un disparo de fusil... Sentían una gran ansiedad, al saber que estaban dentro de algo desconocido.

Niño 1: ¡Salgamos de aquí!

¿?: ¡NO! – Se oyó una voz que podría helar cualquier aliento, por cálido que fuera. No se veía a nadie... El sitio estaba completamente solo. Aquella voz se oía como un eco, como si la misma casa fuera la poseedora de aquella voz.

Niño 2: ¡Huyamos!

Se dieron la vuelta, y le dieron una patada a la puerta. Ésta se abrió y los 4 salieron corriendo, separándose por el bosque. Mitsuko entró a la puerta de la casa.

Madre: Mitsuko, ¿qué pasa?

Mitsuko: ¡Entramos en la casa Jukin y vimos a una persona de aspecto extraño!

Padre: ¿Cómo se os ocurre entrar en esa casa? ¿Estás tonta?

Mitsuko no paraba de llorar. Vio a un hombre de pelo morado encima de las escaleras de aquella extraña casa... Y le parecía que fue la única que lo vio. Estaba asustada, sin entender por qué razón pudo ver a aquella persona... ¿Sería una persona? ¿Sería ella alguien capaz de ver a las personas? Se quedó dormida... Y al despertar...

Madre: ¡Despierta!

Mitsuko: ¿Qué pasa?

La madre sacó un periódico. Le abrió una página en concreto, donde las fotos de 3 chicos aparecían encabezando una noticia, en la cual se explicaba que aquellos niños aparecieron misteriosamente muertos en sus camas, desangrados.

Mitsuko: Esos chicos son...

Madre: Tú fuiste ayer a la casa con ellos, ¿cierto?

Mitsuko: Sí.

Madre: Acabas de meterte en un lío...

La madre salió del cuarto. La niña estaba sola, en la cama, pensativa... Sus muertes no fueron casualidad, eso estaba claro. Debía hacer algo. Pero no sabía qué...

Mitsuko: (Entramos en una casa extraña. Oímos una voz de una persona que sólo yo soy capaz de ver. Al día siguiente, los que no le vio murieron. Acá pasa algo).

Mitsuko decidió volver a la casa. Abrió la puerta. El miedo azotaba su cuerpo. Pero ya estaba decidida. Dio un paso al frente.

Mitsuko: ¿Quién eres?

¿?: Así que ayer pudiste verme. ¿Me tienes muerto?

Mitsuko: Los otros chicos que no te vieron y que estuvieron conmigo despertaron muertos. Yo te vi, y aún sigo viva. ¿Por qué?

¿?: Porque yo los maté.

Mitsuko tragó saliva. No se esperaba aquello como respuesta. Estaba al frente del asesino de sus amigos... Su corazón le decía que corriese... Pero algo más, que le dominaba, le decía que escuchase al hombre.

Demonio: Soy... Un Demonio. Mi alma era pura, hasta que fue contaminada por el poder de la oscuridad. Antes era un asesino en serie, un criminal. Desde que me convertí en Demonio, llevo toda mi vida encerrado en esta casa.

Mitsuko: Deja de asesinar gente o...

Demonio: ¿O qué? ¿Una niña pequeña va a poder conmigo?

Mitsuko tragó saliva. Debía reconocer que el Demonio tenía razón. Estaba entre la delgada línea entre la vida y la muerte. Estaba pensando por activa y por pasiva, pero ciertamente, no se le ocurría nada. Todos los miedos se les fundieron en uno solo. El Demonio se acercaba a ella. Ella le pegó con el puño. Impresionantemente, el Demonio desapareció en un vaho blanco.

Mitsuko: ¿Cómo pude hacerlo?

De repente, la puerta se abrió, y apareció su padre.

Padre: ¡Hija, te dije que no volvieras! ¡Ya no perteneces a esta familia!

Mitsuko estaba llorando. Simplemente por hacer algo que ni ella misma entendía...

Mitsuko: ¡Padre! – Le gritó.

Padre: No dejaré que mi hija... Sea una demoníaca. Ves fantasmas... No eres una persona normal... Eres escoria. – Le pegó una cachetada a su hija.

Mitsuko no pudo aguantar el que su padre no le aceptase. Y tomó la dolorosa decisión de salir corriendo... Salió corriendo... Y no volvió.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:34 pm

Capítulo 16: Ryo.

Ryo estaba en su casa. Estaba sentado en la ventana, oyendo el tumulto de los coches pasar de una dirección a otra. Era un chico de unos 26 años, pelo gris corto, ojos verdes y un cuerpo musculazo. Acababa de ver en la TV la noticia de la detención de Katsura.

Ryo: (Llevo como a 20 personas asesinadas... Y detienen a otro... Mola).

-En otra parte –

Koji estaba en su despacho. Llevaba toda la mañana pensando y creando un plan... Y era hora de ejecutarlo. Entró en Internet. Encuentra que en Osaka, se mostrará en el Museo el cuadro La Giocconda, del italiano Da Vinci. Imprimió todos los datos y los guardó en una carpeta. A continuación, se dirigió a los Archivos, donde Kito era el encargado de mantenerlos todos.

Kito: ¿Qué desea?

Koji: Ryo Kaminizi.

Kito buscó entre sus documentos y encontró un gran archivo sobre Ryo. Koji abrió los documentos y encontró la dirección de Ryo. Bajó al sótano, cogió su coche y empezó a conducir. A los 15 minutos, llegó a la puerta. Subió las escaleras, con la pistola en mano, y abrió la puerta de una patada. Ryo estaba sentado en la ventana.

Koji: Ryo, soy policía, y vengo a pedirle ayuda.

Ryo: ¿La Policía pide ayuda a delincuentes?

Koji: Últimamente... Las cosas están al revés.

Ryo: Sí, ya me di cuenta de eso.

Koji: Kinamoto puso la vigilancia de su propio grupo, lo que debemos hacer es robar.

Ryo: ¿Quieren que lo robe? ¿Y qué ganaré con eso?

Koji: La Policía dejará de perseguirle y conseguirá un trabajo.

Ryo se quedó un momento, pensativo. Analizó todas las posibilidades. Le parecía una buena opción. Pero era algo raro. ¿Y si era una trampa de la Policía para evidenciarlo y meterlo entre rejas? De cualquier modo... Debía arriesgarse. Lo tenía todo por ganar y nada que perder... Así que optó por...

Ryo: Acepto.

Koji estrechó la mano de Ryo.

Koji: Está bien. (Bien... Una vez que Ryo la robe... Todas las evidencias irán tras él, y podremos salvar a Raito...).
Ryo: ¿Cómo se supone que vamos a hacerlo?

Koji sacó unos documentos...

-15 horas después –

Ryo estaba en Osaka. Estaba justo de frente al Museo. Entró por la puerta. Empezaba por una gran sala circular y alta... Llena de cuadros. Tal como le describió Koji.

Koji: Ahora, tienes una puerta a tu derecha, a unos 6 metros. Tiene una cerradura de doble mecanismo, por lo que... – Desde el auricular que llevaba.

Ryo: Lo sé. – Empezó a pasar por la gente, cruzándose y entrelazándose para poder pasar. Llegó justo enfrente de la puerta. Ahora, lo difícil sería abrirla sin que nadie lo viese. Cogió un refresco, y se apoyó sobre la puerta de espadas a ella. Con una mano empezó a beber y con la otra, por detrás, introducía una varilla metálica de formas curvadas en el picaporte y abrió la puerta. La abrió un poco y se coló de lado.

Koji: Bien, ahora verás el sistema de ventilación. Cuélate.

Ryo vio el sistema de ventilación. Abrió la reja y se coló. Era un túnel en que sólo se podía ir a rastras de lo estrecho que era. Koji empezó a darle instrucciones sobre adónde ir. Al llegar a donde se suponía, abrió la rejilla. Miró. Era la sala de control de electricidad. Estaba un solo hombre. Saltó rápidamente, le agarró del cuello y se lo partió. Empezó a ver los interruptores.

Ryo: Esto sé hacerlo yo solo.

Koji: Demuéstramelo.

Ryo buscó el interruptor que desconectaba el sistema general. Al encontrarlo, lo desconectó. Acto seguido, abrió la puerta y salió corriendo. Todas las personas estaban en el caos absoluto. Ryo se puso sus gafas de visión nocturna. La vigilancia del cuadro era un sistema de rayos X invisibles y fijos. Ryo cogió unos polvos que llevaba en su bolsillo, en una pequeña bolsa, y los soltó. Los rayos quedaron visibles. Ryo empezó a esquivarlos, hasta llegar al frente del cuadro. Lo agarró y salió corriendo. Salió del Museo corriendo y entró en el furgón de Koji.

Koji: Buen trabajo.

Ryo: Gracias.

La luz volvió al Museo, se oyeron gritos reclamando el hecho de que el cuadro desapareció, aunque no tardaron evidenciar que fue un robo. Al llegar a su casa, Ryo estaba excitado, nervioso, contento por que por fin dejaría de ser perseguido... Por fin tendría trabajo... Por fin se le daría una oportunidad en una Sociedad corrupta por el poder de Kinamoto. Una Sociedad dividida en clases.

- Al día siguiente –

Koji estaba en el Despacho. Tenía unas fotos misteriosas en su mesa. Era el momento de llevar a cabo el plan. Entró en el Despacho del Comisario.

Koji: Tengo fotos que demuestran que el ladrón fue nuestro Ryo. – Sacó las fotos y las puso sobre la mesa. El Comisario las cogió y las miró.

Comisario: Está bien, id a detenerle.

Koji: Ahora mismo, señor.

Koji salió de la puerta.

Koji: Nos vamos a detener al famoso ladrón Ryo.

Policía: Vamos allá.

Un grupo de policías bajaron al sótano y montaron en 2 patrulleros. Empezaron a recorrer la ciudad, hasta llegar a la casa de Ryo. Cargaron sus pistolas y entraron.

Koji: Ryo, estás detenido por el robo de un cuadro.

Ryo se quedó anonadado. Estaba siendo encarcelado por la misma persona que le obligó a robar el cuadro... Aquello era inaceptable.

Ryo: ¡Me tendiste una trampa!

Koji: ¡No digas tonterías!

Policía 1: ¡O te callas o te disparo!

Ryo: ¡Cállate vos!

El policía le disparó en la cabeza, y éste cayó muerto. Koji estaba nervioso. Necesitaba a Ryo vivo, para contactar en la cárcel con Raito... Ahora... Se acercó al policía y lo agarró del cuello, estampándolo en la pared.

Koji: ¿Qué coño acabas de hacer?

Policía: ¡Cumplir con mi deber!

Koji: ¡Tu deber era detenerlo, no matarlo!

El policía se quedó pálido. Ahora, la única posibilidad para contactar con Raito se perdió. No se podía hacer nada..

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:34 pm

Capítulo 17: El Pacto.

Ryo estaba perdido en el Infierno. Cientos de Almas recorrían el sitio, desoladas, en pena, cargando por el delito de su vida. Era un lugar ardiente, de piedra, como el interior de una cueva... Una cueva del tamaño de un país. De repente, notó una mano que se posaba suavemente en su hombro. Al girari, vio a un hombre de ojos rojos.

Demonio: Lucifer quiere verte. Sígueme.

Ryo obedeció, siguiendo al Demonio entre las catacumbas. Acabó llegando a una gran sala, con una mesa de piedra, y Lucifer sentado tras ella.

Lucifer: Planeo ofrecerle un trato.

Ryo: ¿Trato? ¿Sobre qué?

Lucifer: Fue Koji el que te tendió la trampa. Supongo que querrás vengarte.

Ryo: Por supuesto. Mataré a Koji para ti.

Lucifer: Suena bien, pero necesito que asesines a otra persona.

Ryo: ¿A quién?

Lufier: A Raito Katsura.

Ryo: ¿Y cómo quieres que le mate?

Lucifer sacó una Mata Almas. Era una katana, de un metal claro y la empuñadura era un hueso plateado, aunque no metálico.

Lucifer: Para vos.

Ryo: ¿Seguro que podré con su peso?

Lucifer: Confía en mí.

Ryo agarró la espada por la empuñadura. Notó un gran poder dentro de sí mismo. Sus ojos se volvieron rojos y demoníacos. Era un poder que le cegaba de impotencia... De orgullo y de pasión por la sangre.

Lucifer: Ya tienes el poder.

Ryo: Sí... Me vengaré de Raito Katsura, y de Koji.

Lucifer: Seguro que sí. Supongo que necesitarás esto. – Dejó 2 revolver en la mesa.

Ryo cogió los revolver plateados de la mesa y salió de la sala, con la Mata Almas enganchada a la espalda. Al salir, vio todas aquellas almas quedadas encerradas siempre en la oscuridad. Él fue elegido para vivir como un Demonio para toda la eternidad... Tenía el poder supremo. Y con él, se vengaría de Raito Katsura o de quien tuviera que encargarse. Se dirigió a la salida principal, con la espada en la espalda, y saltó a través de las llamas. Se sintió como un papel, hasta que llegó a un callejón oscuro, con paredes destrozadas y graffiti por doquier. Al salir de ella, se encontró en una gran avenida. Era el momento de empezar a dejar su marca. Sacó sus revolver. Todo el mundo empezó a correr de un lado a otro, desesperados y asustados por temor a no morir. Empezó a disparar a las personas más cercanas, y estas caían al suelo, muertas y sangrando. Sacó su Mata Almas y empezó a atacar a los que estaban a su alrededor. Cogió un revolver y disparó a unos de los contenedores de gasolina que estaban lejanos y explotó, llevándose a varias personas por delante. Empezó a subir corriendo la pared, hasta llegar a una ventana. Le pegó un fuerte golpe a la ventana y ésta se abrió. Llegó a una sala, donde una familia de padres y 2 hijos veían la tele. Al verle, salieron corriendo.

Ryo: ¿Por qué corréis?

Padre: ¡No le haga nada a mi familia!

Ryo cogió su pistola y le disparó en la cabeza. Los niños y la madre gritaron, pero Ryo lo solucionó rápido; les disparó en la cabeza sin piedad. Salió de la ventana saltando y al llegar al suelo, empezó a disparar a todo ser viviente que se le cruzaba. Disfrutaba de aquel poder, de la venganza, de asesinar a los ciudadanos que tan mal le miraban. Disparaba a los coches, y explotaban. Disparaba a las ventanas, a las paredes, dejando miles de litros de sangre detrás suyo, cuando al girar vio, que un gigantesco número de cadáveres yacían en el suelo. También se dio cuenta de que tras 2 horas, recorrió todo Kyoto. No veía un solo alma viviente. Cogió el único coche sin explotar y se fue.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:34 pm

Capítulo 18: Muertes Masivas.

Fujiko, un periodista de 24 años, se despertó una mañana normal y corriente, bajo la presión económica que sólo le daba para un desayuno incompleto, y poco nutritivo, lo digerió y se dirigió a su vestidor, cogiendo su único vaquero. Su novia, Kiso, se despertó y estaba en la cama, tumbada, mirándole.

Fukijo: Cielo, debo irme a trabajar. – La besó.

Kiso: Cuídate.

Fijito salió de la casa, absorto en encontrar su coche y dirigirse a Kyoto, donde tendría una importante discusión sobre el sistema del Ayuntamiento. Una entrevista. Iba conduciendo, oyendo su música, cruzando las autopistas. A las 4 horas, entraba en Kyoto... Y fue impresionante lo que vio. Cientos, no, miles de cadáveres tirados en la calle, masacrados y disparados. No se oía un alma viva. Recorría las calles. Todo el paisaje era siempre igual de igual en cada zona. Estaba anonadado. Salió corriendo y volvió al despacho de periodista.

Secretaria: Fijito, ¿qué te pasa?

Fijito: No te lo creerás.

Fijito lo contó todo. Contó cómo toda persona de Kyoto estaba muerta, tirada en el suelo, derrumbada. Nadie se lo creía. De repente, uno se acercó al ascensor.

Fijito: ¿Adónde vas?

Hombre: Iré a ver si lo que dijiste es cierto.

Al paso de las horas, apareció. El hombre volvió asustado. Sacó una cinta de su cámara y la puso en el aparato de vídeo. Ahí, se veían cadáveres por las calles.

Secretaria: ¡Tenías razón!

Fijito: Por desgracia, sí. Esto debe saberlo el Presidente.

Kinamoto estaba en su despacho, aburrido, por supuesto, soñando con su Imperio de poder, fama, gloria y dinero. De repente, su secretaria entró, asustada.

Kinamoto: ¿Qué pasa?

Secretaria: 15.000 personas aparecieron muertas en Kyoto.

Kinamoto: ¿15.000?

Secretaria: Todos los habitantes... Muertos.

Kinamoto se quedó espantado. Raito estaba en la cárcel. Ryo estaba muerto. Sólo el grupo de Katsura podría hacer algo así. Sólo aquél chaval rubio y la chica peliazul podrían ser capaces de algo asi... Sólo ellos eran tan salvajes.

Kinamoto: Vayan detrás de los compañeros de Raito.

Secretaria: ¿Señor?

Kinamoto: Sé que fueron ellos. Está más que claro.

Secretaria: Lo que usted diga, señor. – Salió del Despacho.

La secretaria marcó un número y agarró el cell.

Secretaria: Comisario, toda la población de Kyoto acaba de morir asesinada. Los sospechosos son Mitsuko Akira y Shino Aburame. Id en su busca.

- En casa de Shino -

Mitsuko: Detuvieron a Raito...

Shino: Debemos pensar algo y rápido.

Koji: Algo podremos hacer.

Shino: Por ahora, sólo tú puedes controlar la situación desde Comisaría.

Shino encendió el televisor.

TV: Bueno, pues todas las personas de Kyoto aparecieron muertas...

Mitsuko: ¡Lucifer!

TV: Los sospechosos son Mitsuko Akira y Shino Aburame, los cuales son aliados del terrorista Raito Katsura.

Koji: ¿¡Qué!? ¡Van a por vosotros!

Mitsuko: ¿Y ahora qué hacemos?

Shino: Debemos buscar al verdadero culpable.

De repente, sonó la puerta.

Ryo: Hola... Chavales.

Shino: ¿Una Mata Almas?

Ryo: El mismo Lucifer me la proporcionó.

Shino: ¿Tú fuiste quien asesinó a los ciudadanos de Kyoto?

Ryo: Muy listo. Mi nombre es Ryo. Sentí vuestra presencia, bueno, la tuya, y veo que eres uno de esos Shinigamis.

Shino: Muy agudo. ¿Vienes a matarnos?

Ryo: No; vengo a traeros una pizza, no te jode. – Tono irónico.

Shino: No moriremos sin luchar. – Invocando su Mata Almas.

Shino fue corriendo hacia Ryo. Chocaron sus espadas. Shino le pegó una patada, y Ryo golpeó la ventana con la espalda y cayó de pie. Shino saltó también. Ambos empezaron a luchar en la calle. Ryo saltó hacia atrás y empezó a disparar a Shino. Mitsuko apareció por la espalda de Ryo y le colocó una espada ante su cuello. Ryo la cogió y la lanzó; agarró su Mata Almas y se la lanzó. Se la clavó en el abdomen en el aire a Mitsuko, y la atravesó. Volvió a invocar su arma.

Shino: ¡Mitsuko!

Ryo: Jaja. No pudiste salvarla.Shino empezó a dejar caer lágrimas. Corrió hacia Ryo y le empezó a atacar. Ryo se volteó. Se dio la vuelta y le clavó la catana en el abdomen.

Ryo: Acabé con mi trabajo.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:35 pm

Capítulo 19: Otiwa.

Raito estaba tirado en la prisión, aburrido, sin nada que hacer, sentado sobre el banco que usaba a la vez de cama. Las paredes eran blancas, y desgarradas en algunas zonas. Desesperado, preguntándose qué planeaban Mitsuko, Shino y Koji. Se sentía un estorbo. Estaba inmovilizado, parado, sin nada que hacer, intentando crear algún modo de salir. Podía invocar la Mata Almas. Aún con eso, no podía salir sin que se montase jaleo, lo que sería un gran problema para acercarse a Kinamoto. Kinamoto debía morir primero. De repente, se abrió la puerta. Los guardias sujetaban a un hombre, y lo entraron en la celda. Raito se acercó a él con cuidado.

Raito: ¿Cómo te llamas?

Otiwa: Ottawa... Tú eres... Raito...

Raito: Por suerte o por desgracia, ese soy yo.

Otiwa: ¡Al final, te capturaron!

Raito: Sí. Sin embargo, no soy el culpable de esto.

Otiwa: Cuéntale tus patrañas a otro.

Raito: el asesino al que buscas se llama Ryo. Acaba de recibir los poderes de un Shinigami y... Ya...

Otiwa: No te creo.

Raito sacó una hoja de afeitar de su bolsillo. Se la pasó por la muñeca y empezó a desangrarse. Pasado mucho el rato, no moría.

Otiwa: ¿Por qué no mueres?

Raito: Soy un Shinigami... – Invocando la espada en la mano.

Otiwa: Empiezo a creerte un poco. Bueno, cuéntame más.

Raito: Todo esto es por culpa de Lucifer, el Diablo, que fue en el pasado un Shinigami. Planea usar a sus demonios para conquistar el mundo.

Otiwa: ¿Y Minamoto?

Raito: Lucifer pactó con Minamoto.

Otiwa: ¿A cambio de qué?

Raito: La Inmortalidad.

Otiwa: ¿Cómo se les puede parar?

Raito: A Kinamoto es fácil, sólo debe darse un golpe de estado. El problema es Lucifer; es demasiado poderoso. Debemos pararlo como sea.

Otiwa: No podremos salir de aquí.

Raito: Tengo 3 compañeros, seguro que vendrán a por mí. Deben hacerlo; soy el único capaz de derrotar a Lucifer.

Otiwa: Si puedo ayudarte en algo... Le debo un gran golpe a Kinamoto.

-Despacho de Kinamoto –

Kinamoto estaba aburrido en su despacho. Miraba por la ventana cuando apareció Lucifer, sonriendo, contento.

Lucifer: Cumpliste con tu promesa.

Kinamoto: Ahora te toca a ti cumplir con la tuya.

Lucifer: Cierto. Te debo la Inmortalidad.

Kinamoto: Cierto.

Lucifer creó de la Nada una luz atenuante en la palma de su mano. Colocó su mano sobre la cabeza de Kinamoto. Al poco rato, retiró la mano.

Lucifer: Ya.

Kinamoto: Voy a probar. – Coge una pistola y se dispara en la cabeza. – Anda, pues aún estoy vivo. Es un placer hacer negocios contigo.

Lucifer: Igualmente.

- En la celda -

Raito: Lo acabo de sentir...

Otiwa: ¿Qué pasó?

Raito: Esa Energía provenía de una Hechizería... De las de tipo Vital... No puede ser...

Otiwa: ¿Kinamoto es Inmortal?

Raito: Es lo más seguro.

Otiwa: ¿Ahora qué harás?

Raito: Es Inmortal, no Invencible.

Otiwa: Seguro que puedes hacer algo...

Raito: Por supuesto. Si no, no sería un Shinigami.

- En la calle –

Koji estaba dirigiéndose a la casa cuando vio en la acera los cuerpos gravemente heridos de Mitsuko y Shino. Se quedó petrificado. Su primera colcusión fue que se lo hizo el mismo que provocó lo de Kyoto. Subió ambos cuerpos como pudo a la casa, y los recostó en la misma cama, tamaño matrimonial. Les quitó la ropa y empezó a lavarles las heridas más profundas con alcohol. Le encantaría poder llevarlos al Hospital, pero eran perseguidos por la Policía. Les vendó los cuerpos y se echó en la silla al lado de la cama... Unas horas más tarde...

Mitsuko: ¿Koji?

Koji: Hola... ¿Estáis mejor?

Shino: Gracias a ti sí.

Koji: ¿Lucifer fue?

Shino: No. Un Demonio de gran poder. Se llama Ryo.

Koji: Tendremos que buscar el método de salvar a Raito.

Se quedaron allí, pensativos. Raito y Otiwa estaban aburridos en la celda.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:35 pm

Capítulo 20: Lobos.

Ryo iba por la autopista con ansia de poder. Después de vencer a un Shinigami, se creía un auténtico Dios. Volvió a Kyoto. Paseó satisfecho por entre las calles llenas de cadáveres. Subió por la pared corriendo hasta el edificio más alto. Empezó a concentrarse. De repente, empezó a aparecer una niebla. La niebla ocupó toda la ciudad. De repente, todos los cadáveres empezaron a levantarse. Estaban distintos: Se les cayó el pelo, quedándose calvos; su piel se volvió muy blanca y sus ojos muy rojos. Parecían zombies o vampiros. Eran aterradores. Ryo saltó al suelo.

Ryo: Hermanos y hermanas, os reúno para empezar a controlar el mundo. Juntos, podremos ser los máximos dueños.

Las criaturas humanas pegaron un rugido. Ya no eran personas; sino animales. Ryo empieza a movilizar a sus tropas. Les bautiza... Lobos. Los lobos llegan a la autopista y empiezan a dar super saltos por todas partes. Con una gran fuerza, empiezan a destruir los automóviles y los camiones. Empiezan a despedazar a toda persona que se encuentra. Empiezan a hacer explotar los vehículos.

Ryo: Por fin, controlaré aquello que no se me permitió. Con mis Lobos... Le derrocaré.

Ryo y su ejército se dirigen a un pueblo cercano. Cientos de policías empiezan a salir a la calle, y además es inútil; pues al morder un Lobo a un ser humano, la persona se vuelve un Lobo. Es algo contagioso. A las 2 horas, Ryo controlaba a 1.500.000 de Lobos luchando para él. Niños, mayores... Todos ahora bajo su mando. Clavó su Mata Almas en el suelo, y en este apareció una especie de vórtice.

Ryo: Lobos, dirijámonos al Infierno. ¡Derroquemos a Lucifer!

Los Lobos rugieron y empezaron a saltar al vórtice. Por último, saltó Ryo. Lucifer estaba enfrente, con un ejército de Demonios.

Lucifer: Sabía que vendrías a por mí.

Ryo: Te derrocaré. – Sacando su Mata Almas.

Lucifer y Ryo saltaron el uno hacia el otro. Empezaron a luchar en el aire. En la tierra, los Lobos se enfrentaban a los Demonios en una gran batalla. Lucifer y Ryo se posaron en unas ramas, y saltaron hacia el otro. Lucifer clavó su espada en Ryo y viceversa. Ambos empezaron a caer. Aterrizaron de pie. Se perdieron y se unieron a la batalla. Ryo empezó a luchar contra los Demonios; Lucifer, contra los Lobos. Volvieron a encontrarse. Sacaron sus pistolas y empezaron a dispararse, mientras el otro esquivaba las balas de su contrincante. Lucifer le pega una patada a Ryo y lo tira al suelo. Lucifer coloca un pie en el cuello de Ryo.

Lucifer: La pelea acabó. Alíate conmigo o muere.

Ryo: Está bien. Me alío. Sólo quiero poder.

Lucifer: Pues yo te la daré. Pero no te rebeles más; das asco, chaval.

Ryo: Pero los Lobos quedarán bajo mi mando.

Lucifer: Me parece bien.

- En el despacho de Kinamoto –

Kinamoto estaba en su despacho, escribiendo documentos por su PC. Estaba reunido con su abogado y sus Ministros.

Kinamoto: Raito será... Ejecutado por Terrorismo.

Abogado: ¿No le parece algo arriesgado?

Kinamoto: Es una herida para la cara de Japón. Y las heridas deben desaparecer.

Abogado: Aún es demasiado pronto, no se hizo ningún Juicio.

Kinamoto: Aquí el único Juez necesario soy yo. Como Presidente de este País.

Abogado: Pare, señor... – Mirando a Kinamoto a los ojos. – Entiendo...

- En la celda –

Un guardia entró en la celda. Se dirigió a Raito.

Guardia: Raito, mañana serás ejecutado a un balazo en la nuca. – Salió.

Otiwa miró a Raito.

Raito: Sé que no puedo morir... aún así, si descubren que soy Inmortal, estoy en problemas.... Debo hacer algo... Mitsuko... Shino... Koji...

Otiwa: Estoy seguro que vendrán.

- En la casa –

Shino, Mitsuko y Koji estaban planeando, cuando de repente...

TV: El terrorista Raito Katsura será mañana asesinado, decidido ya por el Presidente.

Todos se quedaron sorprendidos.

Shino: Si descubren que Raito es Inmortal, nuestra oportunidad de acercarnos a Kinamoto se disiparán. Debemos hacer algo.

Mitsuko: Debemos salvarle sea como sea.

Koji: Mejor, iré preparándolo todo para mañana. – Salió de la casa.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:35 pm

Capítulo 21: La Ejecución.

Koji estaba en la Comisaría. Llevaba el fusil que debía acabar con la vida de Raito. Se lo dio al que ejecutaría la operación. se dirigieron al sitio: En la colina, entre los árboles, Raito fue atado a la rama de un árbol, mirando hacia el tronco de éste. Atrás, todos los policías, Kinamoto y el que ejecutaría la operación estaban presente. El ejecutor estaba preparándose para disparar.

Raito: (Estoy preparado para lo que me venga. Ahora, al saber que soy Inmortal, mis posibilidades de acercarme a Lucifer...).

El ejecutor dispara la bala. Una chica de pelo azul para la bala con la mano.

Ejecutor: ¿Qué?

Koji: ¿Qué pasó?

Mitsuko sacó sus armas. Empezó a destajar a los policías uno por uno, dejando vivo a Koji. Kinamoto salió corriendo. Shino apareció en un vehículo. Raito se dirigió a la furgoneta que le trajo y sacó a Otiwa.

Raito: Él también viene.

Shino: Me parece bien. ¡Subid!

El vehículo empezó a circular por la carretera. De repente, apareció unos patrulleros pisándoles los talones.

Raito: ¡Corre!

Shino: ¡Eso hago!

Shino empezó a esquivar los vehículos que le venían. Un patrullero apareció justo delante. Shino, en el último momento, se metió por un desvío a la derecha. Empezó a esquivar los vehículos que le venían por delante, pues se entró en dirección prohibida.

Raito: ¡Vamos, rápido! ¡Bajaré y les pararé!

Shino: ¡Buena suerte!

Raito saltó del vehículo. Sacó su espada de la funda. Empezó a luchar contra los policías, sólo golpeándolos, dejándoles inconcientes

Mitsuko: ¿Estará bien?

Koji: Es Raito.

Raito estaba en medio de la carretera, mientras iba saltando por encima de los coches. De repente, ve que los Lobos se acercan.

Raito: ¡Besadlas! – Sacando sus pistolas.

Empezó a disparar a tantos Lobos como pudo y, al estar éstos cerca de él, guardó la pistola y sacó la espada. Empezó a luchar contra ellos. Eran 4. Se movían muy rápido, lo que costaba mucho golpear a una. Iba blandiendo su espada de un lado a otro cuando nota que por detrás una mano agarra su cuello. Éste empieza a apretar con fuerza. Raito siente mucho dolor. Se gira y le golpea con una patada en la cabeza. Le suelta y le destaja con su espada. Ve que uno quiere pegarle un puñetazo por detrás. Él se impulsa hacia atrás y le da un codazo en las costillas de espaldas al Lobo. El Lobo empieza a caer al suelo. Raito se voltea por el lado de las costillas que golpeó, y al quedar a la espalda del Lobo, le clava la espada antes de que éste llegue a tocar el suelo.

Raito: Sólo quedan 2. Un Lobo le agarra la espada. El otro agarra una barra afilada del suelo. El Lobo corre hacia Raito. En el último segundo, Raito se agacha, y accidentalmente, el Lobo de la barra se la clava al Lobo que agarraba la espada de Raito. Raito le pegó, en el suelo, una patada en los tobillos. Al caer el Lobo al suelo, le clavó la espada en el pecho.

Raito: Creo que ya estarán a salvo.

- En la casa –

Shino, Mitsuko y Otiwa estaban sentados en el sofá. Koji preparaba café.

Shino: Raito tiene que estar al llegar.

Otiwa: Raito me contó toda la verdad. Podéis confiar en mí.

Mitsuko: Gracias. Ahora, tendremos más difícil acercarnos a Kinamoto.

Koji: No podemos acercarnos a él. Debemos hacer que, por inercia, él se acerque a nosotros. Es el único modo.

Shino: ¿Cómo piensas hacer eso?

Koji: El jefe Kimo, de mi Comisaría, debe saber algo.

Otiwa: ¿Kimo? ¿Estás loco?

Koji: Otiwa... El destino del mismo mundo está en nuestras manos.

Otiwa: Es cierto, perdona.

De repente se abre la puerta. Entra Raito.

Mitsuko: ¿Qué tal estás?

Raito: Fue fácil. ¿Se sabe cómo vamos a acercarnos a Kinamoto?

Koji: Debemos raptar al jefe de mi Comisaría.

Raito: ¿Planeas sacarle información?

Koji: Él debe saber algo.

Mitsuko: Es algo arriesgado, pero no nos queda otra.

Shino: Me parece lógico.

Otiwa: Que así sea...

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:36 pm

Capítulo 22: Buscando A Koji.

Kimo está en su despacho. De repente, suena el teléfono.

Kimo: ¿Diga?

Policía: ¡Todos los encargados de la ejecución de Katsura, muertos!

Kimo se quedó perplejo. Todo se le iba de las manos.

Kimo: ¿Todos?

Policía: Todos menos Koji; él huyó.

Kimo: Gracias. – Colgó. – (Qué sospechoso).

Kimo se quedó extrañado. Desde luego, que ese policía, que estaba demasiado cercano a él... Escapase... Ese hombre no era de ese tipo. No, Koji era un hombre responsable. Sólo le quedaba 2 opciones: O Koji intentó perseguir al grupo de Katsura, o estaba junto al grupo de Katsura. Por el bien de ambos, no deseaba que fuera la 2º.

- En la casa 13:40 -

Koji: Kimo sale del Despacho a las 20:40. Tenemos 4 minutos para pillarle. ¿Preparados? ¿Seguros de esto?

Mitsuko: Sin ningún problema.

Koji salió de la casa. Al mismo tiempo, Kimo salió de su despacho. Cogió su vehículo y empezó a circular por la ciudad.

Kimo: (Lo mejor será que primero hable e interrogue a Koji).

Apartó cerca de la casa de Koji, bajó del vehículo, se acercó a la puerta y llamó. Koji le abrió la puerta, con el uniforme policial.

Koji: Ah, hola, jefe.

Kimo: Deseaba hablar contigo. Por lo que tengo entendido, fuiste el único que Salió con vida de la ejecución de Raito.

Koji: Así es. Al ver que escapaban, fui detrás suya.

Kimo: (Ya veo. Por suerte fue mi 1º elección). ¿Y sabes adónde fueron?

Koji: Calle Matsuata, 35, 1º1 3. vaya pro la noche; hoy que se reunirían a las 22:00.

Kimo: Gracias. Bueno, debo irme, le llevo al trabajo.

Koji: De acuerdo, gracias.

Koji: (Lo tengo todo controlado).

- 22:00 –

Kimo estaba preparado. Llevaba la pistola y las esposas. Por si acaso, para no evitar más problemas legales, decidió ir solo. Estaba en el portal. Estaba preparado. Le pegó una patada fuerte a la puerta. Encendió la luz. Empuñaba la pistola. De repente, Raito le agarró por el cuello y una chica peliazul le desarmó.

Kimo: ¿Qué hacéis?

Koji: Ahora, vas a contarnos los trapos sucios de Kinamoto.

Kimo: ¿Koji? Así que eras de los suyos.

Koji: Ahora, explícanos los trapos sucios de Kinamoto.

Kimo: No tendría por qué hacerlo.

Shino le apuntó con un arma a la cabeza.

Shino: Si no lo dices... Ya sabes.

Kimo: No temo morir por la patria.

Raito: ¿Patria? Tengo más años que tú, y nunca vi así a Japón. Esto ya no es patria.

Koji: Podemos parar a Kinamoto y conseguir, por el dialecto, sin violencia, que sea renegado del sitio y conseguir que otro sea Presidente. Sin armas.

Kimo: ¿Prometeis no usar la violencia?

Raito: Lo juro.

Kimo: Kinamoto gasta todos los años una cantidad de unos 15.000.000 dólares en un barco para él solo. El dinero no es suyo, sino del estado. El barco se llama Taito y está en el Puerto Omerashi, 3.

Shino: ¿Algo más?

Kimo: Tiene su propio harén en el sótano del Palacio Presidencial. Son esclavas, al principio modelos, pero que él las obliga a tener relaciones sexuales entre ellas mismas y, como no, con él.

Koji: Es más que suficiente.

Kimo se puso de pie, casi temblando. Se dirigió a la salida.

Kimo: Koji, si te conté todo esto, es porque confío en ti y espero que tomes las decisiones que te sean más correctas.

Koji: Y así será.

Kimo salió de la casa, extrañado de lo que acababa de pasar. Sabía que se esperaba un gran dilema y con mucho proceso.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:36 pm

Capítulo 23: Pruebas.

Koji estaba enfrente del Palacio Presidencial. Abrió la puerta con la llave maestra de la Policía. La casa estaba vacía. Abrió los planos de la casa. Kimo dijo que estaban en el sótano. Supuso que ya sabía por donde era. Se acercó a una alacena en la escalera principal y la abrió. Se veía una escalera de madera humilde descendente. Empezó a bajar las escaleras. Encendió su linterna. Era un cuarto oscuro, vacío, con las paredes blancas que se caían, dejando al descubierto los cimientos y los ladrillos. Empezó a mirar los ladrillos uno por uno. Vio uno extraño.

Koji: No... Puede ser...

Le pareció que este tenía una marca extraña. La miró bien. Era el kanji Harem. No estaba pegada al cemento. La retiró y la cogió. Vio que estaba hueca por dentro, y que en la parte posterior tenía una gran ranura. Sacó del hueco una llave. Miró al hueco que dejó el ladrillo sobre el cemento, y vio que al fondo estaba acoplada una cerradura. Introdujo la llave en la cerradura. De repente, la pared empezó a moverse, y se hizo un gran hueco, que llevaba a una gran sala. La sala tenía en medio una piscina y varios divanes. Por ahí andaban varias mujeres vestidas de un modo sensual. Eran las chicas obligadas por Kinamoto. Las chicas mantenían relaciones sexuales entre ellas en varios divanes. Fruto de la perversa mente de Kinamoto... Todas le miraron.

Koji: Soy agente de Policía.

De repente, una chica de pelo morado se acercó a él.

Chica: Hablemos.

Ambos se sentaron en un diván. Koji sacó la cámara de su bolsa. Le dio una capa para que la chica ocultase el cuerpo y la cara.

Koji: Tranquila, para publicar este vídeo, antes configuraremos tu voz.

Kiro: Está bien... Me llamo Kiro. Teno 17 años. Hace 4 Kinamoto vio en mi entonces creciente cuerpo unos dotes que a mis compañeros de clase les ponía nerviosos. Un día, Kinamoto visitó mi centro... Me vio... Me dijo que fuese con él a hablar... Y cuando desperté estaba aquí desnuda. Notaba que algo entraba en mi vagina fuertemente, y vi la cara de Kinamoto. Empecé a llorar y a rogarle que parase, pero no lo hizo.

Koji: ¿Te hizo mantener relaciones sexuales con otras chicas?

Kiro: Muchas veces, hasta con 3 chicas a la vez. Y todo para su cruel disfrute.

Koji: ¿Le pidió que le hiciera alguna felación?

Kiro: Demasiadas veces, y es una asquerosidad.

Koji: ¿La penetró alguna vez por el ano?

Kiro: Desde luego...

Koji: ¿Cuándo Kinamoto las viola usa él preservativo?

Kiro: Nunca. Además, si nos quedamos embarazadas, él mismo nos mata.

Koji apagó su cámara.

Koji: Si no le importa... Necesitaría pruebas empíricas.

Kiro se quitó la minifalda. No llevaba ropa interior. Abrió las piernas, dejando ver la vagina. Koji sacó un bastoncillo y lo introdujo en la vagina de la chica. La sacó al momento. Se levantó con cuidado, y le ayudó a Kiro a ponerse de pie.

Koji: Muchas gracias por su ayuda, y no se preocupe, será un secreto.

Kiro: Gracias.

Koji cerró la puerta, introdujo la llave en el ladrillo y esta en el hueco. Salió de la casa rápido. Empezó a conducir por las calles de Tokio.

Koji: (Este hombre está muy mal... Pero, tengo un testimonio y una prueba empírica).

Llegó a Comisaría. Se acercó a la sala de análisis químicos, el Laboratorio.

Koji: Necesito que analices esto y lo compares con el ADN de Kinamoto.

Investigador: ¿Kinamoto? ¿Qué pasa?

Koji: No te preocupes, sólo analízalo.

Koji salió del Laboratorio. Empezó a conducir, y tardó algunas horas en llegar a Takiyeki, un pueblo costero. Se acercó a una mujer.

Koji: ¿Dónde esta el Puerto Omerashi?

La mujer le dio una serie de instrucciones. Koji se lo agradeció y, al rato, estaba en el puerto. Entró en una cabaña que hacía del despacho del encargado.

Koji: Soy agente de policía. Debo investigar el Taito, del 3.

Encargado: Está bien. – Sacó unos documentos. – Se los fotocopiaré.

Los introdujo en la fotocopiadora e hizo las copias.

Koji: Gracias. – Cogiendo las fotocopias.

Koji entró en la cafetería más cercana. Mientras tomaba un café, empezó a leer los papeles. El barco estaba pagado a la cuenta bancaria de 85743682105-XVM. Lo pagó de un solo plazo, lo que resultaba bastante sospechoso. Salió del pueblo y volvió a Tokio. Entró a un banco y se acercó a un banquero.


Koji: Agente de Policía. Debo saber a quien le pertenece el código 85743682105-XVM.

El banquero empezó a darles a algunos botones a su teclado.

Banquero: Es la cuenta del Estado, todo el dinero del Estado y la Hacienda.

Koji: Muchas gracias.

Koji salió del banco y montó en su coche.

Koji: Ya tengo todas las pruebas necesarias.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:36 pm

Capítulo 24: Atracción.

Raito se despierta. No está envuelto en sábanas, hacía calor. Durmió sólo en pantalones cortos. Al lado estaba Mitsuko, de pie.

Mitsuko: ¿Qué tal dormiste?

Raito: Bien, gracias. ¿Y tú?

Mitsuko: Creo que bien.

Raito llevaba días cuestionándose. A veces, al mirar a Mitsuko, sentía algo dentro. Algo muy extraño, que nunca antes sintió. Mitsuko era una chica linda. Su rostro siempre mostraba una sonrisa. Tenía un cuerpo bastante bello y atractivo, y en lo que Raito se fijaba mucho, unas caderas hermosas. A veces sentía el impulso de rodear esa cintura entre sus brazos, como en pequeños sueños. Raito se sentó en el sofá. Mitsuko, con un café, se sentó al lado de Raito.

Mitsuko: Tengo algo de frío...

Raito la rodeó con un brazo y colocó la cabeza de ella en el hombro de él.

Mitsuko. Gracias... Mucho mejor... – Se quedó dormida.

Raito la miró. Estaba dormida con carita de ángel, algo sonrojada. Sus labios eran carnosos y rojos... Raito aceptó la tentación por una vez... empezó a acercarse a ella... Sus labios estaban a un centímetro cuando ella se despertó.

Mitsuko: ¿Qué haces?

Raito muy rápido se echó para atrás... Se puso de pie, de espaldas a ella, algo sonrojado... Intentando fingir que no sentía nada.

Mitsuko: (intentaba besarme... Siente algo por mí... Y yo...).

De repente, Raito se sintió abrazado por detrás. Raito se volteó y la besó... La empujó al sofá... la tumbó y él se colocó encima... empezó a besar el cuello de Mitsuko, mientras introducía su mano bajo su camiseta. Empezó a acariciar esas caderas y el vientre... Lamió el lóbulo de la oreja de Mitsuko... Mitsuko acariciaba los hombros de Raito... Raito fue quitándole la camiseta a Mitsuko, y a cada centímetro que levantaba, iba besando la piel que iba quedando a descubierto. Empezó a besar sus senos maduros, sin ser exagerados. Poco a poco empezó a quitarle el sostén, y a besar sus pezones... mitsuko tenía los ojos cerrados y estaba muy sonrojada... Colocó su mano en la cabeza de Raito y empezó a acariciar su cabello... Ese cabello verde oscuro, casi negro... Empezó a besarle en la frente... Raito subió por el cuello de Mitsuko, besándolo... La mejilla... Los labios... Con sus manos acariciaba sus caderas...

Mitsuko: Raito...

Raito: Dime...

Mitsuko: ¿Sientes algo por mí?

Raito la miró a los ojos... Ese sentimiento que sólo los humanos podían tener... Al final tomó la decisión de, por una vez, dejarse invadir por ese sentimiento... Le hacía feliz...

Raito: - Besándola. - ¿Vale eso como respuesta?

Mitsuko cogió la mano de Raito y se la colocó sobre tu pecho?

Mitsuko: ¿Sientes mi corazón?

Raito: Sí...

Mitsuko: Pues mi corazón... Es más tuyo que mío... – Le besó.

Mitsuko abrazó a Raito por el tronco y Raito la abrazó por la cintura. Koji abrió la puerta. Estaba muy sorprendido. NUNCA se lo creería: ¿Raito enamorado? Mitsuko y Raito se pusieron rojos.

Mitsuko: - Susurrando.- ¿Qué hacemos?

Raito: -Susurrando.-No me avergüenzo de quererte...

Mitsuko: Ni yo... Mi amor...

Raito: Mi vida... – Poniéndose ambos de pie.

Mitsuko: Koji, yo...

Koji: Sé lo que pasó aquí. me alegro por ambos. – Sonriendo.

Raito besó a Mitsuko cuando notó que alguien lo empujaba a la cama.

Raito: ¡Shino!

Shino: ¡Estás loco! Recuerda esa regla de los Shinigamis... Nunca...

Raito: Podemos enamorarnos de los Humanos.

Mitsuko se quedó asustado.

Raito: O renuncias a ella, o a tu poder.

Mitsuko le miró. Supuso que para un Shinigami, el poder lo era todo. Elegiría su poder de Shinigami antes que a ella... Él la miró...

Raito: Llevo varios milenios luchando... Por una vez... Quiero vivir en paz...

Mitsuko: ¡Mi amor!

Raito: No me importa renunciar... Pero... Renunciaré después de esta batalla...

Shino: Después de vencer a Lucifer...

Raito: Exacto...

Mitsuko: ¡No! Entonces, serás Mortal... No quiero que sacrifiques tu Inmortalidad por mí... No valgo lo suficiente...

Raito: - Voz dulce. – Tonta... Ahora, quiero vivir la vida a tu lado... Llevaba tiempo sintiendo algo, pero... Tenía miedo de que me rechazases...

Mitsuko: Nunca más estarás solo, mi amor.

Raito: ahora, tú eres mi vida. Prefiero morir sabiendo que viví la vida a tu lado a vivir sin poder estar contigo... Eres lo más importante...

Mitsuko besó a Raito, y le abrazó. El cell de Koji sonó.

Koji: ¿Hola? Ah, ¿qué pasa? Vale, voy para allá. Preparemos esto. – Colgó.

Raito: ¿Qué pasa?

Koji: El ADN del semen que estaba en la vagina de esa chica es de Kinamoto...

Raito: llegó el momento... Koji, mucha suerte...

Koji: Tranquilos, irá bien. – Salió de la casa.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Nathan Hellsing el Jue Abr 24, 2008 6:37 pm

Capítulo 25: Congreso Y Juicio.

Koji estaba en la Comisaría, y se dirigió al despacho de Kimo.

Koji: Tengo las pruebas. Necesito que montes el juicio. Tienes el poder de hacer eso.

Kimo: Está bien... Sal, haré unas llamadas.

Koji: Estaré en mi despacho. – Salió de la sala.

Kimo cogió el teléfono y marcó unos números.

Kimo: Oye, Juez Yagami, quiero que prepares un juicio contra Kinamoto. Sí, le avisaré yo. Tenemos pruebas contra él, que sólo deberían en un juicio. Gracias, adiós. – Se levantó, salió de su despacho y entró en el despacho de Koji.

Koji: ¿Qué tal?

Kimo: Será a las 18:30. Ya sabes dónde.

Koji: Sí, y gracias.

- Despacho de Kinamoto –

Kinamoto estaba en su despacho, feliz de que era Inmortal, lo que significaba que no podría ser asesinado, siempre controlaría su Imperio. De repente, su teléfono sonó, y él lo agarró y se colocó el auricular en el oído.

Kinamoto: ¿Diga?

Kimo: Hoy, a las 18:30, debe presentarse en el Congreso. Se hará un Juicio.

Kinamoto: ¿Contra quién?

Kimo: Contra ti. Tenemos pruebas.

Kinamoto se quedó helado. Pero él era una persona poderosa; por muchas pruebas que tuviesen, no podrían contra él. Estaba muy seguro de eso.

Kinamoto: Está bien, nos vemos allí. – Colgó.

A las 18:30, Koji estaba ya en el Congreso, como ateniente contra el que iba a ser juzgado: Kinamoto. Todos los abogados estaban en la sala.

Juez: ¿Cuáles son tus pruebas?

Koji: La primera, miren este vídeo.

El Juez hizo signo de que los operadores conectasen el vídeo. En el proyector grande, empezó a verse un vídeo. Era una persona andando. Esa persona no se veía; parecía que la cámara estuviera cargada en el hombro de la persona. Un brazo abrió la puerta de una alacena. La persona empezó a bajar por las escaleras. Era una sala blanca, y se veían algunos ladrillos. La persona empezó a mirar los ladrillos cuando se detuvo ante uno. Lo sacó, sacó una llave dentro del ladrillo, la introdujo en una cerradura y la pared se abrió. La imagen saltó y se colocó ante otra. Una persona cubierta por una manta.

Koji: ¿Te hizo mantener relaciones sexuales con otras chicas?

Anónimo: Muchas veces, hasta con 3 chicas a la vez. Y todo para su cruel disfrute. – Su voz estaba deformada digitalmente, para que no pudiera ser reconocida.

Koji: ¿Le pidió que le hiciera alguna felación?

Anónimo: Demasiadas veces, y es una asquerosidad.

Koji: ¿La penetró alguna vez por el ano?

Anónimo: Desde luego...

Koji: ¿Cuándo Kinamoto las viola usa él preservativo?

Anónimo: Nunca. Además, si nos quedamos embarazadas, él mismo nos mata.

Kinamoto empezó a ponerse nervioso. Ese policía descubrió su harén personal.

Koji: Además, se le sacó una prueba de ADN en el semen que estaba en la vagina de esta persona, y el ADN era... De Kinamoto. – Le mostró a todos unos documentos de la Policía legales que lo afirmaban. -La otra prueba: En el Puerto Omerashi, número 3, estao el Tatoi, el yate personal de Kinamoto... pagado por el dinero del Estado. Este hombre esclaviza hasta a menores de edad para convertirlas en esclavas sexuales. Rompe las leyes de la libertad y del derecho del menor. Además, usa el dinero del Estado, no del suyo propio como debería ser, para comprarse lujos. Si nos sigue gobernando, este hombre destruirá nuestro País con el único propósito de enriquecerse él. Ya que llegamos a este punto, podemos, debemos...

Juez: Kinamoto, queda expulsado de su puesto de Gobierno. Los que estén a favor de estos, que levanten la mano.

No se vio ni una sola persona que no levantase el brazo. Era mayoría del 100%. Kinamoto estaba asustado. Su poder desapareció. No lo podía creer. Huyó corriendo. La policía le siguió. Pero le perdieron al rato.

Kinamoto estaba desesperado.

Kinamoto: ¡Lucifer! ¡Aparece!

Lucifer apareció.

Lucifer: ¿Qué coño quieres?

Kinamoto: ¡Devuélveme mi poder!

Lucifer: No. No puedo hacer nada.

Kinamoto: ¡Eres el Diablo!

Lucifer: Ahora, eres Inmortal. Entrega tu vida infinita a recuperar el poder...

Kinamoto: ¡Tienes toda la culpa!

Lucifer: No. Raito es el único que la tiene. Si él no apareciese, nadie te investigaría. Yo sólo te intenté ayudar; él, destruirte.

Kinamoto: Ti... Enes razón. Me vengaré de él.

Lucifer apareció. Se dio cuenta de que llevaba una pistola en el bolsillo. Recordaba la dirección da Raito. Al llegar a la casa, abrió la puerta.

Raito: ¡Kinamoto!

Kinamoto: - Apuntándole con la pistola -¡Yo soy Inmortal! ¡No puedes matarme! ¡Me vengaré de ti, idiota! ¡Por mi culpa perdí mi poder!

Raito cogió una pistola y disparó a Kinamoto.

Raito: Inmortal significa que nada de este mundo te puede matar. Pero los Shinigamis no somos de este mundo. – Vio cómo Kinamoto se desangraba. – Incluso un humano Inmortal puede morir a manos de un Shinigami o un Demonio.

Kinamoto cayó muerto al suelo. Raito salió se dirigía a salir de la casa.

Mitsuko: Mi amor, ¿adónde vas?

Raito: Aún tengo algo que hacer.

Mitsuko: Raito... – Una lágrima caía por su mejilla. – Por favor... Vuelve con vida...

Raito se acercó a ella y la besó.

Raito: Ahora que tengo algo por lo que vivir... No moriré lo juro...

Mitsuko: Está bien... Por favor...

Raito salió corriendo de la casa.

Nathan Hellsing

Cantidad de envíos : 158
Edad : 26
Fecha de inscripción : 24/04/2008

Ver perfil de usuario http://www.shiniryuga.puntoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Re: Metal Zodiac Devil

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.